Columnistas

Deuda y nuevo saqueo del Banco Central

Por Héctor Giuliano (*)

El desequilibrio cambiario provocado por la maniobra de los capitales especulativo-financieros desde el ámbito bursátil está llevando – hoy como siempre – al resultado clásico que constituye una constante histórica en la Argentina: la suba extraordinaria de la Tasa de Interés oficial como forma de contener el arbitraje con el Dólar.

El problema cambiario argentino que se está viviendo en nuestros días es un derivado de la Política de Endeudamiento cuasi-fiscal del Banco Central (BCRA).

Esta política, a su vez, es un epifenómeno o fenómeno derivado de otro mayor e institucional, que es la problemática de fondo insoluble del Sistema de Deuda Pública Perpetua, que rige en nuestro país sin solución de continuidad desde hace más de 40 años.

Este esquema financiero – que es la causa de la Cuestión Económica de la Argentina – provoca periódicas e inexorables crisis cambiarias inducidas que son producto, en realidad, de Crisis de Deuda por falta de Reservas Internacionales del BCRA, reservas que a su vez son compradas con Deuda.

Esta política permanente, más allá de los cambios de gobierno, se continúa y agrava hoy por el trabajo en tándem Macri-Fernández de aumento de la Deuda del Estado en general y de la deuda por Pasivos Remunerados del BCRA en particular – esencialmente Letras de Liquidez (Leliq) y Pases Pasivos (PP) – lo que lleva a un gravísimo desequilibrio estructural de la posición financiero-contable del Banco.

La sangría imparable de los Intereses a Pagar por tales Pasivos, que son de corto y cortísimo plazo – Leliq a 7 días y PP a sólo un día – configura una maniobra de verdadero saqueo financiero del país, que se realiza a través del BCRA sostenido por una alianza fáctica entre los gobiernos de turno y el oligopolio de grandes bancos de plaza que son sus prestamistas y de Fondos Buitre (internacionales y nacionales) que a través de esos grandes bancos y de la Bolsa siguen operando con ganancias extraordinarias por arbitraje en nuestro país.

AUMENTO DEL PASIVO DEL BCRA

Según los datos oficiales al 30.9 pasado, en números redondos, el total del Pasivo del BCRA pasó de 6.9 B$ (casi 7 ≡ 115.100 MD) al 31.12.2019 a 10.7 B$ (≡ 140.000 MD), es decir, un aumento del Pasivo Total de 3.8 B$ (≡ 25.00 MD).[1]

Los principales rubros de este Pasivo del BCRA son cuatro:

  1. Cuentas Corrientes en Moneda Extranjera 911.100 M$ ≡ 12.000 MD
  2. Letras de Liquidez del BCRA (Leliq) 2.610.200 M$ ≡ 34.300 MD
  3. Pases Pasivos (PP) 2.388.100 M$ ≡ 31.400 MD

Subtotal Pasivos Remunerados (2 + 3)              4.998.300 M$ ≡   65.700 MD

  1. Otros Pasivos (Swap China y otros menores) 1.762.700 M$ ≡ 23.100 MD

Total principales 4 rubros del Pasivo                7.672.100 M$ ≡ 100.800 MD

Estos cuatro rubros mayores constituyen el 72 % del Pasivo Total, que al 30.9 es de 10.662.200 M$ (10.7 B$ ≡ 140.000 MD).

Lo que incluye también – este saldo total – 2.393.700 M$ (2.4 B$ ≡ 31.400 MD) de la Base Monetaria (BM), que lógicamente forman parte del Pasivo.

Nótese que este total de principales Pasivos del Banco, cualquiera sea la forma en que se lo compare – Pasivos Remunerados (65.700 MD), Pasivos mayoritarios (100.800 MD) y/o Pasivo Total (10.7 B$) – es en todos los casos muy superior a las reservas Internacionales (RI), que a esa fecha (30.9) sumaban 41.400 MD.

De aquí la Crisis por falta de Reservas Netas y Líquidas del BCRA, que explica la actual nueva Crisis Cambiaria Argentina, crisis que le estalla al gobierno Fernández después de una Fuga de Capitales durante la administración Macri (2015-2019) por 86.000 MD.

COSTO FINANCIERO DE LOS PASIVOS DE CORTO PLAZO

Los Intereses a Pagar – fundamentalmente por los pasivos remunerados citados – constituyen el rubro más gravoso de las pérdidas del BCRA y corresponden a los Intereses Pagados y/o Capitalizados por el Banco.

El monto oficial de estos intereses no se conoce porque el Banco no los informa hasta la publicación del Balance final del Ejercicio (que normalmente se edita a mediados del año siguiente).

El año pasado (2019) los Intereses Perdidos por el BCRA, pagados por las Letras de Liquidez (Leliq), fueron unos 700.000 M$ (≡ 11.700 MD, según el tipo de cambio al 31.12, que era de 59.895 $/US$).

Durante el mismo Ejercicio, los Intereses Ganados por la colocación de las Reservas del BCRA fueron de sólo 16.000 M$ (≡ 267 MD).

Como las Leliq son utilizadas para absorber la Emisión Monetaria que el Banco realiza para comprar las divisas de las Reservas, ello equivale en la práctica a comprar Reservas con Deuda.

Esto se hace trasponiendo los pasos: primero se emiten pesos para poder adquirir los dólares y luego esos pesos se esterilizan con títulos a corto plazo del propio Banco Emisor, que pagan altísimos intereses

Según los datos oficiales del año pasado, el costo de esta Política de Compra de Reservas con Deuda fue así 44 veces el rendimiento obtenido por el BCRA con la colocación de dichas reservas (267 / 11.700 MD).

Se entiende que la mayoría – si no la casi totalidad – de los Intereses Devengados por los Pasivos Remunerados del Banco (Leliq y PP) en realidad no se abonan sino que se capitalizan por anatocismo, con lo que el total del Principal de esta Deuda sigue creciendo como Bola de Nieve.

Pero también es cierto que una parte de estos Intereses sí se pagan, que son los que corresponden a bancos que retiran todo o parte de sus letras – llevándose sus rentas – y/o los que se paguen por arreglos directos con el BCRA de esos intereses al vencimiento en lugar de capitalizarlos.

Con la importante aclaración que el dinero que se abona por tales Intereses Perdidos el BCRA lo emite de la nada, sin respaldo, siendo que ésta es una de las principales causas de Emisión Monetaria (una fuente de emisión inflacionaria de la que los economistas del establishment siempre soslayan hablar).

Se estima que los Intereses acumulados a Setiembre de este año por Pasivos Remunerados pasaban ya los 500.000 M$ y que al final del ejercicio superarían con creces el billón de pesos.

EL PAGO DE LOS INTERESES DEL BCRA

En la actualidad (30.9), el stock de Leliq – que son a 7 días de plazo y pagaban hasta ahora el 37 % de Interés anual – es de 2.6 B$ (≡ 34.300 MD), lo que significa que el BCRA devenga por Intereses a Pagar 2.600 M$ por Día (≡ 35 MD); que  anualizado da 962.000 M$ (casi 1.0 B$ ≡ 12.600 MD).

Si a ello le sumamos los Intereses Devengados por los Pases Pasivos – que son a sólo un día de plazo y devengan a la misma fecha el 27 % anual – que totalizan 2.4 B$ (≡ 31.400 MD), nos da otros 1.800 M$ de Intereses diarios a Pagar (≡ 23 MD), que anualizados sumarían 648.000 M$ (≡ 8.500 MD).

Así, por el total de Pasivos Remunerados de Leliq y PP, que es de 5.0 B$ (≡ 65.700 MD), los Intereses a Pagar suman unos 4.400 M$ por día (≡ 58 MD), que anualizados dan 1.6 B$ (≡ 21.100 MD).

Tal el costo financiero de estos Pasivos del BCRA, que son superiores a los que hasta ahora tenía por Intereses a Pagar el Tesoro Nacional, que era de 18-20.000 MD anuales (de los que entre un 20-30 % se capitaliza).

La sangría monetaria del BCRA por Intereses Devengados es la principal fuente de desequilibrio financiero-contable del BCRA, constituye una de las causales más graves de emisión inflacionaria de la Argentina y por el momento no tiene miras de revertirse.

Como agravante, el BCRA vino aumentando sistemáticamente la Tasa de Pases Pasivos que paga a los Bancos (obligaciones a un día de plazo), que era del 12.35 % anual al mes de Abril pasado y pasó luego sucesivamente al 17 % en Mayo, 19 % en Junio, 24 % al 2.10, 27 % al 8.10, 30 % al 15.10 y ahora acaba de ser aumentada al 31.0-34.5 % (a uno y 7 días respectivamente), lo que obviamente eleva todavía más el servicio financiero por PP citado más arriba (que fue calculado con la tasa del 27 %).

En “compensación”, durante estos últimos días, el BCRA bajó la Tasa de las Leliq dos veces en sólo un punto porcentual cada vez: de 38 a 36 % anual.

Este proceso se perfila en la actualidad más gravoso todavía para el BCRA porque el stock de las Leliq aumentó en lo que va de Octubre – según datos del Balancete al 23.10 – a 2.7 B$ (era de 2.6 B$ al 30.9, un aumento de 100.000 M$) y el stock de los PP se elevó también y más aún, a 2.7 B$ (un aumento en el mes de unos 300.000 M$ ya que al 30.9 ese monto era de 2.4 B$).

Tal combinación de suba de tasas de interés y de montos lleva lógicamente a una situación financiera “explosiva” el estado del BCRA.

Respondiendo así a la trampa extorsiva de los Bancos Acreedores que operan en plaza de la premisa “me das más tasa o me voy al dólar”, con lo que se convalida la regla histórica en la Argentina de arbitraje permanente entre Tipo de Cambio y Tasa de Interés.

Es en función de esta trampa de arbitraje (que sigue siendo política institucional bajo el tándem Fernández-Macri) que el BCRA acaba de informar el mantenimiento de las altas tasas de interés que paga por los Pasivos Remunerados del Banco y en especial la nueva suba extraordinaria de las tasas de cortísimo plazo por Pases Pasivos, como respuesta a la movida bursátil provocada por los Fondos Buitre  descontrolando la cotización de los dólares paralelos: Contado con Liquidación (CCL), Bolsa-MEP y Blue o “paralelo ilegal”.

Maniobra ésta que se produce con la complicidad entre las autoridades nacionales y los capitales financieros que operan a través de los Bancos de la plaza local – fundamentalmente Fondos de Inversión (FCI) o Fondos Buitre (FB), que vienen determinando la Crisis de Reservas y la disparada cambiaria que vive otra vez la Argentina sin que se los denuncie – garantizándoles el Gobierno a esos acreedores el mismo anonimato, impunidad y premio financiero que les diera recientemente con el doble Megacanje de la Deuda del Tesoro Nacional la administración Fernández-Fernández.

[1] Las abreviaturas M$/MD y B$ significan Millones de Pesos/Dólares y Billones de $ respectivamente y se expresan siempre con redondeo, por lo que pueden darse mínimas diferencias entre totales y sumatoria de términos; especialmente cuando se trata de B$.

En la mayoría de los casos, las cifras se muestran en pesos y/o en dólares con su equivalencia monetaria (≡).

(*) Licenciado en Administración y Finanzas y experto en Deuda Pública y Externa

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *