Municipios

En Pilar y contra todos los discursos, todavía hay que penar por una ambulancia

Josué tiene cinco años, padece Linfoma de Hodgkin, y su salud, obviamente, es muy frágil. Necesita mucho, pero por sobre todo una ambulancia para sus traslados al Gutiérrez. Por ahora, y por una firma, depende de parientes y vecinos para llegar a su tratamiento.

Yanina es una madre sola de 27 años, que vive  con sus cuatro hijos en el barrio Pellegrini. En septiembre pasado, debió llevar a uno de ellos, Facundo Josué Zorrilla, al hospital Falcón de Del Viso por fiebre y un bulto en una de sus axilas. Como el pronóstico no resultaba muy alentador,  los médicos del centro asistencial le recomendaron recurrir inmediatamente al «Ricardo Gutiérrez», en CABA.

Y allí fue Yanina con su hijo para una batería de estudios que resultaron en Linfoma de Hodgkin, es decir, cáncer del sistema linfático que a medida que se extiende, limita la capacidad del cuerpo de combatir las infecciones, y requiere, como tratamiento, quimioterapia, radioterapia y, en casos poco frecuentes, trasplante de células madre.

Por supuesto, para cumplir con el tratamiento y frente a cualquier emergencia, el chico necesita una ambulancia, ya que por su condición requiere un traslado mínimamente acondicionado, con personal de salud a cargo. No alcanza acá con la buena voluntad o la solidaridad de la gente.

El caso es que el 4 de enero la mamá fue hasta la municipalidad para realizar el papeleo correspondiente, y después de firmar todo lo que le pusieron enfrente, le dijeron que si necesitaba el vehículo no tenía más que llamar al 107. Este último martes, Yanina debía llevar a Josué al Gutiérrez para la colocación de un catéter, atendiendo a que el niño ya recibió tres sesiones de quimio y no las resiste, y llamó al número en cuestión para recibir como respuesta que en el municipio el trámite de la solicitud del vehículo estaba asentado, pero no aprobado.

Como conclusión, el chico terminó viajando en un auto particular con un agravante: tanto él como su mamá dieron positivo por covid, lo que implica que el alma generosa (y su familia) que lo trasladó al hospital, deberán someterse a aislamiento e hisopado.

A su vez, conocido el caso, hubo un llamado a Yanina de parte de una secretaria de ANSES ofreciendo su ayuda y prometiendo que la responsable del organismo en Pilar, Rocío Beláustegui, se comunicaría en breve con ella. Todavía está esperando por este llamado, mientras desde el municipio, le pidieron disculpas por el episodio, pero nada más.

Esto, porque además Yanina había pedido ayuda para construir en su terreno otra habitación para Josué, que necesita un lugar en condiciones para cursar su enfermedad en las mejores condiciones. Aquí hay que reconocer que el municipio se hizo presente con un colchón de una plaza.

Cabe agregarse que la mujer recurrió a la solidaridad de los vecinos por materiales -«no quiero dinero», repite a quien quiera oírla-, y está dispuesta a construir esa habitación con sus propias manos. En ese contexto, quienes quieran colaborar con ella, pueden comunicarse al 11-2350-8168 (Silvana).

 

 

 

 

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *