Provincia

La apatía se hizo sentir en la provincia con una baja participación en las urnas

En territorio bonaerense apenas concurrió a votar el 68% del padrón y a nivel nacional se marcó un récord de poca asistencia. Preocupa que se repita el escenario en las generales.

Las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) tuvieron la particularidad de que se desarrollaron en medio de la pandemia de coronavirus y además sobresalió la apatía de la población. En la provincia de Buenos Aires no se llegó al 70 por ciento de concurrencia en las urnas y en todo el país se registró un récord de poca asistencia.

Con un total de 96,91% de mesas escrutadas (35.778 en total), en territorio bonaerense se constató un 68,29% de participación. Así, se confirmó el escenario que se preveía en torno al desinterés en el proceso electoral.

Del total de 12.740.804 de electores en territorio bonaerense, sufragaron 8.434.037.  En detalle, 7.917.112 (93,87%) fueron afirmativos; 372.368 (4,41%) en blanco; 132.782 (1,57%) nulos; y 11.775 (0,13%).

En tanto, a nivel nacional se registró 66,21% la cifra más baja desde que fueron implementadas en el 2011 las PASO, según detallaron desde el Ministerio del Interior de la Nación. Sobre un padrón de 34.385.460 electores, concurrieron a votar 22.765.590 personas.

Por su parte, desde el gobierno manifestaron que se trató de una «jornada electoral histórica», que se pudo materializar sin contratiempos aun con protocolos y cuidados especiales en los centros de votación, y una prueba más de que «los argentinos quieren votar», aun en un contexto inédito.

No obstante, detallaron que se trató del índice más bajo desde que se implementaron las primarias obligatorias: en 2011 acudió a las urnas un 78,66% de los inscriptos, en una elección que incluía cargos ejecutivos además de los legislativos que se renuevan cada dos años.

En 2013 votó el 76.83 %, sólo para cargos legislativos; mientras que en las PASO del 2015 el porcentaje de ciudadanos que emitió su sufragio fue del 74,91%, en una elección con renovación ejecutiva y parlamentaria.

En 2017, el porcentaje de asistencia a las elecciones primarias para la contienda legislativa había sido del 72,37%; y en las últimas PASO, en 2019, se registró un 76,4%, también de cargos ejecutivos y legislativos.

En todos los casos, las elecciones generales de cada año lograron mayor adhesión de votantes que las respectivas PASO.

Así, en 2011 votó el 79,39% del padrón, en la elección que reeligió en la presidencia a Cristina Fernández de Kirchner; mientras que en las legislativas de 2013 lo hizo el 77.64 %.

En 2015 lo hizo el 81,07% y en la segunda vuelta que consagró como presidente a Mauricio Macri votó el 80,77%.

En las legislativas de 2017 lo hizo el 77.61%; y en 2019, en la elección presidencial que ganó Alberto Fernández, lo hizo el 81,08%.

El número más alto de asistencia a las urnas se registró en 1983, en el contexto de la vuelta de la democracia, cuando en la victoria presidencial de Raúl Alfonsín se llegó al 85,61% del padrón.

El récord de ausentismo en las legislativas a nivel nacional se registró en 2001, cuando el porcentaje fue del 26%, en el marco del llamado «voto bronca», que sumó además casi un 20 por ciento de votos en blanco y nulos, tras la crisis política y económica de ese año.

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *