Columnistas

Argentina 2023: creciente espiral inflacionaria, mayor escasez de dólares y una marcada caída de la actividad económica

Por Andrés Antonietti (*)

Si trazamos un balance de la situación económica del año y en consecuencia, qué podemos esperar en todo indica que la Argentina va a entrar en una creciente espiral inflacionaria en 2023, con mayor escasez de dólares yuna marcada caída de la actividad económica. Se va a notar en la degradación del mercado laboral, y en una rotunda caída de la inversión. Todo esto con una carencia absoluta de liderazgo político e inevitables consecuencias sociales.

Vamos a terminar el año con una inflación por encima del 100%, entre las más altas del mundo y segunda en América Latina después de Venezuela. En el cuarto año del gobierno de los Fernández seguimos sin programa económico para estabilizar la economía. Se emite dinero a lo tonto sin otras fuentes de financiamiento. Ignoran la urgencia de resolver el problema fiscal. El dilema kirchnerista no tiene salida: sin plata no hay populismo; sin cuentas públicas ordenadas no hay plata.

Como agravante, en 2023, los vencimientos de deuda en pesos del Tesoro aumentan el déficit del Banco Central. Es una bicicleta insostenible para postergar las soluciones de fondo. El alud de las Leliq supero los 10 billones de pesos; otro récord de ceros. En nueve meses se duplico por la tasa de interés sideral que pagan, entre otras cosas, para la emisión extra a la que obliga el dólar soja de Massa. Una locura monumental.

Otro factor en contra para 2023 son las condiciones climáticas con alta probabilidad de sequía para el trigo, el maíz y la soja. Significa menos oferta de dólares y el desplome del acceso a esta moneda para la importación de insumos. Muchas empresas estarán obligadas a paralizar la actividad productiva o comercial y a suspender personal

A modo de propuesta, vamos a producir un cambio de rumbo de 180 grados a partir de diciembre de 2023. En los tres niveles de gobierno. También en Pilar. Tenemos que avanzar con un rotundo ordenamiento de las cuentas públicas, eliminar el déficit fiscal sin demora y sin costo social. Vamos a encarar una reforma inteligente de la administración pública eliminando impuestos y tasas para estimular la inversión privada, recortando gastos políticos y asignando la plata de los pilarenses, con control de los pilarenses, en obras y servicios prioritarios e impostergables. No queremos seguir siendo el municipio más desigual de la Argentina.

Para salir de este ciclo decadente, otra reforma necesaria es la readecuación de las normas laborales y de las convenciones colectivas de trabajo, con foco en el equilibrio entre la inversión, la empleabilidad y la formalización. Transitamos el siglo XXI con normas laborales de mediados del siglo XX. No nos engañemos más. Con este encuadre hay cada vez menos empleo productivo, digno y formal. La maraña regulatoria es funcional a la marginalidad en el mercado de trabajo y refractaria de la inversión privada.

En 2023 la crisis se espiraliza, el kirchnerismo se radicaliza, como lo vemos en el embate anti republicano contra la Corte Suprema, y nosotros vamos a estar listos para encarar el camino del desarrollo y el crecimiento en cada lugar que nos toque gobernar.

 

(*) Licenciado en Publicidad de UCES con estudios de posgrado en IAE, UDESA y UNSAM. Secretario de Ingresos Públicos en la Municipalidad de Vicente López. Referente de la línea que lidera Jorge Macri para la zona Norte. Vecino de Pilar y precandidato a intendente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

25 − 24 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp