Columnistas

Editorial: Es preferible hablar del virus que de la economía

Por Claudio Ponce de León (*)

Estamos asistiendo a uno de los momentos más impactantes de los últimos años en materia de devaluación y, como contrapartida, los argentinos tenemos la atención puesta en otra cosa.

La media verdad es que hoy lo más utilizado, a lo que más se recurre desde el gobierno nacional a la hora de comunicarse con la gente.

Todo es Covid-19; todo es, las 24 horas, coronavirus. Y si, es una media verdad porque el virus existe y es sumamente letal. Pero es sólo una parte de la problemática que soportamos y sufrimos.

La otra es la de ayer a la tarde, con un dólar a 133 pesos, con el impacto que esto representa para las empresas y la economía de todas las familias de la Argentina, y en particular, las más humildes.

Hace un año, muchos de los funcionarios de hoy pedían el helicóptero para Mauricio Macri -lo que estaba mal entonces y está mal hoy-, pero promediando mayo el dólar cuesta más del doble que en aquel momento.

En consecuencia, si fue grave a 60, también es grave hoy a 133.

A los sucesivos gobiernos argentinos les cuesta mucho terminar con las sucesivas devaluaciones, y saben por qué?

Porque no paran de emitir, y emiten utilizando otra media verdad: «queremos incentivar el consumo», cuando en realidad con la emisión tapan el agujero fiscal.

Quién paga la devaluación? Nosotros.

Quien hace un año ganaba 30 mil pesos, tenía 500 dólares; hoy tiene 225 de la moneda estadounidense pero con precio de consumo relacionado a los 500. Esa diferencia entre los 500 de ayer y los 225 de hoy, los perdiste vos, vos y vos. Y con qué se paga? Con el standard de vida. La gente que menos salario tiene resigna cada vez más la compra de aquellos productos que otrora adquiría.

Estamos navegando en el más profundo mar de la demagogia: cada vez se inyecta más efectivo a la gente, pero le sirve menos.

Esta y no otra es la razón del porqué la dirigencia política no para de hablar del coronavirus. Porque fuera de la pandemia el problema es más grave aún, y al que no le encuentran solución, ya que nadie quiere pagar el costo político de terminar con el malgasto público que se traduce en déficit fiscal.

(*) Editorial del jueves 14 de mayo de «El 1° de la Mañana», Cadena 94.9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 2 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp