Columnistas

La historia: ¿Siempre se repite?

Por Carlos Ragonesi (*)

No esperemos resultados diferentes si siempre hacemos lo mismo.
Prof. Albert Einstein

Como consecuencia de la pandemia de alcance internacional, los gobiernos del
mundo están preparando paquetes de liquidez para apuntalar a una economía que
amenaza con caerse a niveles insospechados por falta de concurrencia pública a los
mercados y lugares de trabajo.
Las herramientas utilizadas hoy son iguales a las que se instrumentaron durante la
crisis de las hipotecas sub-prime en agosto de 2008: reducción a niveles cercanos a
cero de la tasa de interés y emisión monetaria desmedida (easy quantitative o dinero
fácil) para comprar bonos basura de las instituciones financieras. Comparemos
ambas crisis:

Crisis de 2008- Hipotecas sub prime 
De acuerdo con informes de autores reconocidos de la época, existió una asociación
entre los miembros de la FED1 y las calificadoras de riesgo, donde éstas le pusieron
notas altas a títulos que no lo merecían, para que el mercado (sobre todo los bancos
de inversión) los compraran confiadamente. Luego les cambiaron la calificación hacia
abajo y el mercado estadounidense se derrumbó provocando el canibalismo
financiero, donde una entidad poderosa absorbía a otra más pequeña en crisis y, para
que no se caiga el nivel de actividad por ausencia de crédito y falta de devolución de
depósitos, el Gobierno de ese entonces endeudó al pueblo norteamericano con la FED
para obtener fondos que luego se repartieron entre los bancos, algunos de cuyos
integrantes eran los propios miembros de la FED. Un negocio redondo como el
planeta.
La expansión monetaria en los EEUU alcanzó la friolera suma de us$ 3 billones. Dicha
cifra fue destinada a comprar los títulos basura de los bancos, es decir se les otorgó
un dinero fácil a los acreedores (léase bancos) de las hipotecas sub-prime para que
no se cayera el sistema financiero y con ello arrastrara a la economía real.
En la misma época fue desatada una crisis en Europa cuando los bancos franceses y
alemanes compraron títulos de la deuda griega a altas tasas de interés, a sabiendas

que el deudor no iba a pagar, pero despreocupados porque estaban seguros que el
Banco Central Europeo iba a actuar en forma similar a la FED, rescatando
instituciones financieras con una easy quantitative.
Sería bueno saber el motivo por el cual ese dinero no se lo ofrecieron a los deudores
para que cancelaran sus respectivas hipotecas, en lugar de dárselo graciosamente a
los bancos acreedores de las mismas. Tal vez la respuesta adecuada es que los
deudores no gobiernan a la FED.
Pero si se encuentra interesado en saber qué pasó con el dinero que recibieron los
bancos, siga leyendo.
La idea del Gobierno norteamericano era otorgarle liquidez a los bancos para que
éstos, cual una cadena de transmisión, a su vez se los entregaran a las empresas
bajo la forma crediticia acostumbrada y lograr, de esta manera, revitalizar las fibras de
la economía. Una propuesta loable de parte de las autoridades, pero equivocada,
dado que ello no le dio solución al problema de los deudores que, al no poder hacer
frente a los pagos, perdieron sus inmuebles.
¿Qué fue lo que hicieron los bancos con ese dinero fácil?
La agencia Associated Press, en un informe de la época nos ilumina de la siguiente
manera:
a) J. P. Morgan, recibió us$ 25.000 Millones. Su vocero Thomas Kelly dijo: No
estamos ofreciendo estimado alguno de cómo lo estamos usando.
b) Sun Trust Banks Incorporated Atlanta: us$ 3.500 M. Barry Koling dijo: No
estamos proporcionando un seguimiento dólar por dólar.
c) Region Financial Corporation of Birmingham, Alabama: us$ 3.500 M. La
institución no le está dando seguimiento al dinero.
d) BB & T Corporation of Carolina del Norte: us$ desconocido. Bob Denham dijo:
El dinero del paquete del rescate no tiene su propio sector.2
e) Comerica Inc. De Dallas: us$ 2.250 M. Wendy Walker: No estamos revelando
detalles, simplemente no lo estamos haciendo.
f) Bank of New York Mellon: us$ 3.000 M. Kevin Heine: Hemos decidido no
revelarlo. Nosotros preferiríamos que Uds. (los periodistas) no dijeran que no
vamos a revelar esos detalles.
En conclusión:
a) De acuerdo con informes de aquellos tiempos, la FED se convirtió en acreedor del
gobierno de los EEUU al que le cobró intereses, los que fueron trasladados al
presupuesto nacional con presión tributaria que fue soportada por los contribuyentes.
b) Los banqueros dueños de la FED recibieron en sus bancos privados el dinero que
esa entidad le entregó al gobierno.

c) Los grandes bancos que recibieron este dinero lo usaron para hacer canibalismo
financiero concentrando la economía bancaria en unos pocos bancos grandes y,
además,
d) Se quedaron con los bienes inmuebles de los deudores hipotecarios porque no
revitalizaron la economía real a través del sistema crediticio.

¿Quiere que se lo explique mejor?, pues ahí va: no fue casualidad, fue ingeniería
financiera.

Crisis del coronavirus 
Un artículo firmado por Ruchir Sharma publicado en “The New York Times” y
reproducido por “La Nación” del 18/03/2020 nos informa que:
“Hoy, el mundo está tanto o más endeudado, y de manera más grave que en 2008, cuando se desató
la última gran crisis. Pero los pozos de deuda más grandes ya no son los hogares y bancos de los
EEUU, que después de aquella crisis tienen frenos regulatorios, sino las grandes corporaciones de todo
el mundo”.
En los diarios del 18/03/2020 se informa que en los EEUU se anuncia una inyección
de liquidez de un billón de dólares (el 27/03/2020 esa cifra ya aumentó a dos billones
de dólares, la cifra más alta en la historia de ese país). En España la cifra alcanza a
200.000 millones de euros y siguen las cifras en otros países.
La forma normal y natural que conoce el sistema capitalista de reparto de estos fondos
es a través del crédito bancario, cuyo destino final se supone que son las empresas y
las personas. Pero si la easy quantitative de hoy va a tener a los mismos destinatarios
de ayer, entonces veremos repetirse otra noticia de la agencia Associated Press,
publicando los mismos comentarios (Recordemos el dicho del Profesor Einstein del
comienzo de este artículo).
¿No será que los financistas se vuelven comunistas en cuanto al reparto de pérdidas,
pero cambian drásticamente a capitalistas en cuanto al reparto de ganancias?

1) Banco Central de los EEUU de carácter privado, cuyos dueños son los grandes financistas de los principales
bancos internacionales.

2) Me gustaría que alguien me explicara cuál es el significado de esta frase.

(*) Doctor en Economía, secretario de la Fundación Buenos Aires XXI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

40 − 34 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp