Columnistas

La Pandemia sigue develando realidades imposibles de ocultar

Por Tomás Pérez Bodria (*)

La República de Venezuela tiene una población en este año 2020 de 28.870.195 habitantes. Al día de la fecha, 13 de mayo de 2020, cuenta con 423 infectados de coronavirus y 10 fallecidos.
Como todos sabemos, se trata de un país bloqueado, jaqueado, y harto demonizado. Soporta desde hace ya años las andanadas del imperio del norte, ávido de su petróleo y molesto por su ejemplo como modelo independiente. Andanadas que se plasmaron en intentos de invasión con excusas de ayuda humanitaria, cuya hipocresía dejara a la vista el bloqueo económico que daña a la población a la que supuestamente se dirigía aquella. Intentos que, para mayor vergüenza, contaron con la colaboración de infames traidores a la patria, tales como el pretendido y patético presidente autoproclamado Juan Guaidó.
Las consecuencias económicas de tal acoso, son innegables. Incluso, en medio de la pandemia, sufrió una invasión mercenaria por mar, cuyo objetivo desestabilizador frustró el gobierno patriota con sus fuerzas armadas y policía nacional la semana pasada quedando al descubierto, una vez más, la intervención extranjera junto al cipayismo local en el episodio.
Pero pese a tan afligente cuadro de situación, merced a una rígida cuarentena adoptada tempranamente y una gran disciplina del pueblo venezolano, Venezuela se encuentra entre los países con menor número de casos y de muertos del mundo. Recibe, por cierto, al igual que muchos otros -incluso el mismo EE.UU.- con suministros médicos aportados por China.
Ahora bien, todos los canales de noticias y diarios internacionales y nacionales se encargan de publicar diariamente un parte de la actualidad de la pandemia en el mundo y en la Argentina. Suelen hacer un recorrido por muchísimos países y casi todos los de la región. En ninguno pude detectar nada referido a Venezuela.
Inmediatamente sospeché que ese querido país resistía con mucho éxito el embate del coronavirus. De lo contrario, todo el ejército mediático encargado de demonizar al chavismo, habría propalado ampliamente los datos negativos, como una muestra más de la perversidad y endeblez del gobierno de Maduro. Esa sospecha me llevó a consultar los datos oficiales de su ministerio de salud y me encontré con los que detallo en el inicio de esta nota.
En definitiva la Venezuela chavista, una vez más, se constituye en un gran ejemplo de resistencia exitosa y de espíritu patriótico e independiente, en todos los planos. En el militar, porque ha rechazado una y otra vez, los intentos de invasión yanqui. En el político, porque viene consolidando el campo popular al tiempo que se divide la oposición al gobierno que lo expresa, quedando aislados el infame Juan Guaidó y los suyos. En el económico porque, pese a la debilidad de su entramado productivo estructural, agravada por el bloqueo, empezó su despegue con perseverancia y sagacidad. Y ahora claramente en el sanitario.
Es evidente que la tan mentada relación de fuerzas, vista objetivamente, no podría ser más desfavorable para la patria de Bolívar y Chávez. Pero ocurre que la decisión política y amor a la patria de gobierno, pueblo, organizaciones sociales, gremiales y fuerzas armadas, sumadas al tejidos de alianzas estratégicas muy inteligentemente implementadas, hacen la diferencia. Esta suma de factores, sin duda, coadyuvan también al éxito, meticulosamente ocultado por la prensa cipaya, en su lucha contra la pandemia. Éxito que se manifiesta por presentar una de las tasas de infectados y de fallecidos en relación a su población, por lejos, más bajas de toda la región.

(*) Abogado penalista, dirigente político, ex concejal de Pilar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + 2 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp