Columnistas

Los documentos que muestran cómo desde el Movimiento Evita les “roban” a los militantes

Por Pablo Dócimo (*)

A esta altura de las circunstancias, no es ninguna novedad que distintos punteros políticos de diversas “organizaciones sociales” no solo utilizaban y extorsionaban a personas beneficiadas con planes para concurrir a marchas y manifestaciones sino que además les quitaban un porcentaje de esos planes.

Tal es así, que tanto Eduardo Belliboni, como Juan Grabois y Emilio Pérsico, por citar algunos de estos personajes más conocidos, están siendo investigados por la Justicia.

Pero la malversación de estos fondos no se limita solo a la extorsión de personas. Como es de público conocimiento también se ha descubierto el desvío de fondos a través de “comedores y merenderos fantasma” que, lisa y llanamente, no existen.

Sin embargo, existe otro mecanismo delictivo por el cual algunos punteros políticos se autobenefician de manera aberrante.

Se trata de conseguirles planes sociales a gente necesitada y, gestión mediante, ellos mismos cobraban ese dinero para luego darle al titular del plan solo una parte.

El mecanismo

El mecanismo de esta estafa es tan sencillo como burdo, y consiste simplemente con conseguir el DNI, nombre y domicilio de una persona que pueda acceder a algún beneficio para “gestionarle” ese plan.

Luego, el “gestor”, por decirlo de alguna manera, se quedaba con el acceso a la cuenta a la cual se depositaría el dinero (tarjeta, número de cuenta, CBU y claves). Posteriormente disponían del dinero y al real beneficiario le generaban una orden de retiro por cajero por un monto muy inferior al que este realmente había recibido.

Un caso testigo concreto

Este es el caso de D. A., un beneficiario que por temor a represalias prefiere, por el momento, no decir su nombre y apellido.

La operación es tan burda que en este caso, como se puede apreciar en las imágenes al pie, a las cuales tuvo acceso Diario Mendoza Today, Romina Marisol Gómez y Mónica Graciela Leano Sánchez, ambas “referentes” del Movimiento Evita de Lanús, se transferían a sus propias cuentas desde la cuenta de D. A.

La denuncia

Luego de varios meses de percibir montos irrisorios, D. A. concurre al Ministerio de Capital Humano para averiguar porqué no le depositaban lo que realmente le correspondía, recibiendo por respuesta que desde el ministerio efectivamente se realizaban los depósitos en tiempo y forma.

Sin obtener mayor respuesta, D. A. se contactó con Silvina Soria, referente y militante de LLA en Avellaneda quien le explicó que era lo que realmente estaba sucediendo: Otras personas tenían acceso a su cuenta y manejaban los depósitos.

Finalmente, Silvina Soria acompañó a D. A. al Banco Provincia donde este pudo generar su propia clave y así poder tener acceso a su cuenta.

Como se puede apreciar, los actos delictivos por parte de ciertos dirigentes sociales no solo se limitaba a generar comedores fantasma, extorsionar personas para que concurran a manifestaciones o quedarse con un porcentaje de los planes, sino que también, como en este caso que por supuesto no es el único, se apoderaban de sus cuentas y disponían de los fondos a su gusto dándole una mísera parte al real beneficiario.

 

(*) Locutor y periodista. Ejerce en los campos de la grafica, radio y televisión. Autor de varios artículos y ensayos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 7 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp