Columnistas

Mayo 2021 vs 2020: los trabajadores se empobrecieron un 4,2%

Por la Fundación Libertad y Progreso (*)

El índice de Nivel de Vida de los Trabajadores (INVT) bajó en Mayo 2021 4,2% respecto a la Canasta
Básica Total (CBT) y 6,6% respecto a la Canasta Alimentaria (CBA), en relación al mismo mes del año
anterior.

El índice que se elabora en base a fuentes oficiales subió 1,1% contra abril 2021. En este
sentido los trabajadores se han alejado a la línea de la pobreza. El índice toma como referencia una
familia con ingresos en torno a los 50.000 pesos. La mejora en el INVT desde diciembre de 2020 fue
de 3,7% (CBT) y 2% (CBA). Esta se explica porque luego del fuerte golpe que recibieron los salarios en
2020 por la pandemia, muchas actividades que se vieron restringidas por las políticas de
distanciamiento, paulatinamente se flexibilizaron.

El INVT mide la evolución de los salarios de los trabajadores argentinos, deflactado por la evolución de la
canasta básica total, desde abril de 2013, utilizando desde abril de 2013 hasta abril de 2016 la serie de
FIEL, porque durante la gestión de Cristina Fernández se dejó de publicar la CBT. Al ser un índice de
variación mensual se puede analizar si desde que se publicó el último dato de pobreza, la situación ha
mejorado o ha empeorado.

Natalia Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso dijo que “los trabajadores se han
perjudicado gracias a las políticas económicas llevadas adelante por el gobierno en un año y medio de
gestión. La situación es dramática: más de 90.000 comercios quebrados, 41.000 PYMES que tuvieron que
cerrar sus puertas y una inflación que se estima que va a cerrar el año en un 50%. El gobierno marcó una
falsa disyuntiva entre economía y salud que terminó afectando la calidad de vida de millones de
argentinos”.

La situación ha empeorado desde que asumió el gobierno actual, en 1,9 puntos porcentuales y en 43%
desde agosto de 2013, el punto máximo alcanzado por los trabajadores en nivel de vida.

De no realizarse reformas estructurales para revertir el rumbo que lleva la Argentina lo más probable
es que luego de las elecciones de este año, la caída sea estrepitosa.

Sobre este tema Aldo Abram, director Ejecutivo en la Fundación Libertad y Progreso explica: “El
gobierno está tomando medidas para lograr una mejora coyuntural de los salarios antes de las
elecciones; pero que desaparecerá después de ellas. Por ejemplo, reabrir las paritarias, en las que se
negocian aumentos que al final estarán por debajo de la inflación; pero la primera suba siempre es
fuerte y permite recuperar poder adquisitivo frente a los meses previos, aunque luego se vaya
licuando. También, ayudará la baja del impuesto a las Ganancias para los empleados en relación de
dependencia”, y agregó que “el congelamiento de las tarifas, que es insostenible fiscalmente; pero
que ahora permite subsidiar a los consumidores hasta las elecciones. Sin embargo, en el primer
semestre del año próximo tendrán fuertes actualizaciones que impactarán duro en los bolsillos de los
votantes. Lo mismo pasará con el ancla cambiaria que se está implementando actualmente y cuya
futura corrección implicará grandes aumentos de precios en los meses siguientes al sufragio de la
gente, como en 2013-14”.

Tal como señalan los datos, las consecuencias de la implementación de políticas públicas
cortoplacistas en materia económica ha causado un profundo daño a todos los argentinos,
provocando una gran pérdida en la calidad y bienestar de vida.

La única forma de romper este círculo vicioso de empobrecimiento, que lleva décadas, es haciendo las reformas estructurales para que argentinos y extranjeros vuelvan a querer invertir acá.

(*) Centro de investigación en políticas pública sin fines de lucro, privado e independiente de todo grupo político, religioso, empresarial o gubernamental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

73 + = 81

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp