Columnistas

Por qué el voto de las mujeres será clave en octubre

Por Ingrid Beck (*)

Representa más de la mitad del electorado y elige a Milei menos que los varones. ¿Quién le habla? Qué miran Massa y Bullrich para sumar su adhesión. Los números.

Un trabajo de la consultora Opina Argentina anterior a las PASO brindó un indicio certero de lo que luego se confirmaría en las urnas. El voto por la oferta libertaria es muy masculinizado: tiene un apoyo del 34% entre los hombres y solo del 20% entre las mujeres. Fuertemente anclado en los jóvenes, muestra que un 40% de los menores de 29 años se inclina por Javier Milei. A su vez, a mayor edad, menor es su intención electoral. En clave social, el segmento que más vota a Milei es el de nivel educativo medio (34%).
Otro estudio, el «Informe de posicionamiento nacional», una encuesta continua entre 58.000 votantes entre julio y agosto de 2023 (previa y posterior a las PASO), realizada por Marcelo Escolar y Ernesto Calvo de Inteligencia I + A, confirma aquel pronóstico. El trabajo indica que la brecha entre varones y mujeres votantes de Milei alcanza hasta 12 puntos de diferencia, en todo el país, sin distinción de jurisdicción.
“Desde su irrupción, los jóvenes hombres han sido el núcleo de su base de apoyos. Los estudios de opinión pública confirmaron a lo largo de toda la campaña esta característica sociodemográfica de su coalición electoral. Las experiencias fallidas de gobierno tanto de Juntos por el Cambio como del Frente de Todos, la creciente precariedad laboral -que afecta sobre todo a las nuevas generaciones- y el activismo digital libertario con señas de identidad ‘antifeministas’ son algunas de las razones que explican el avance de Milei entre los votantes jóvenes hombres” explica Facundo Nejamkis director de Opina Argentina.

Shila Vilker, de la consultora Trespuntozero coincide. “Milei sigue teniendo una predominancia de preferencias masculinas y las razones para la adhesión son distintas entre las mujeres que entre los hombres”, sostuvo. Vilker contó que en una serie de grupos focales, muchas mujeres decían «Milei me da miedo, pero lo voto igual». «Una especie de atracción fatal, algo del orden de lo irracional”. Para la consultora, “ahí hay un electorado al que hay que hablarle”.
Con el diagnóstico a la vista, la pregunta obvia –aunque no necesariamente para quienes comandan las campañas- es, entonces, ¿quién les habla a las mujeres? Igual que en Brasil, representan más de la mitad del padrón electoral. También como en Brasil, su voto será decisivo en las elecciones generales y en un virtual ballotage. De hecho, las mujeres fueron fundamentales para el triunfo de Luiz Inácio Lula da Silva en la segunda vuelta contra Jair Bolsonaro. También fueron determinantes en el resultado de las elecciones generales del 23 de julio en España: hubo 12,7 puntos de diferencia entre las que votaron al bloque de la izquierda (PSOE+Sumar), y las que apoyaron a la derecha y la ultraderecha (PP+Vox), mientras que en la población masculina la diferencia fue de apenas un punto.
Madres solasEn el equipo de Patricia Bullrich ya evalúan el impacto del voto femenino. Una persona que conoce las características del electorado bullrichista confesaba que la candidata “tiene buena llegada a las mujeres de más de 65 años”, pero poco alcance entre las más jóvenes. La estrategia se centrará en las madres. De hecho, Bullrich tiene previsto un encuentro con las Madres del Dolor, una organización de la sociedad civil que reúne a mujeres que perdieron a sus hijos o hijas en hechos violentos.Claro que en esos hogares también está puesto el ojo de  Sergio Massa y, claro, de su virtual jefe de campaña, Malena Galmarini, que del asunto conoce bastante. Es que las cifras son contundentes: el 26,1 por ciento de las jefas de hogares que crían solas tuvo ingresos por debajo de la línea de pobreza y el 4,6% fueron menores a la línea de indigencia. Los datos oficiales correspondientes al tercer trimestre de 2022 registran alrededor de 1.600.000 mujeres a cargo de hogares con niñas y niños y sin presencia del cónyuge: son más de 3 millones de hijas e hijos.

Esta información proviene del primer Índice Canasta de Crianza (ICC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), una herramienta que estima la valoración mensual de la canasta de crianza de primera infancia, niñez y adolescencia, en la que trabajó la Dirección de Economía y Género del ministerio que comanda el candidato de UP y que fue anunciado por él mismo el 8 de marzo pasado. El principal objetivo de este índice es auxiliar al Poder Judicial brindando valores de referencia para establecer las cuotas alimentarias en las sentencias. De hecho, ya existen al menos tres fallos judiciales que lo utilizaron.

En 2022, el Ministerio de las Mujeres de la provincia de Buenos Aires publicó un informe revelador: casi siete de cada diez mujeres separadas y con hijos o hijas no reciben obligación alimentaria o sólo la perciben eventualmente. El estudio revela que el incumplimiento de la obligación alimentaria “es significativo, independientemente de la condición laboral de los progenitores” y “es transversal a los distintos sectores sociales”.

Son esas las mujeres a las que Massa les habló el 31 de julio en un acto en Merlo, como cierre de un encuentro de mujeres y diversidades de Unión por la Patria. El entonces precandidato las llamó a votar al peronismo para no poner en riesgo “conquistas como la moratoria previsional -que en siete de cada diez casos beneficia a mujeres-, las becas Progresar para los hijos, la entrega de notebooks a los estudiantes y otras políticas de redistribución”.

De las medidas que anunció el domingo 27, el bono para las trabajadoras de casas particulares y el aumento de la tarjeta Alimentar impactan directamente en esta franja de la población. En el entorno de Massa adelantaron que, entre los próximos anuncios, algunos estarán directamente destinados a aliviar a este sector.

Sin protagonismo en la campaña previa a las PASO y con los sorpresivos resultados para las alianzas políticas tradicionales, las mujeres resultan un electorado imprescindible para achicar diferencias y alcanzar el ballotage. En la segunda vuelta, serán aún más necesarias, cualquiera sea el escenario, para UP y para JxC.

 

(*) Periodista, guionista, escritora, conductora de radio y activista por los derechos de las mujeres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

99 − = 93

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp