Columnistas

Por qué la decisión de impedir la presencialidad educativa está mal desde todo punto de vista

Por Nicolás Sanz (*)

La suspensión de la presencialidad de las clases es una medida mal tomada y mal definida se la mire por donde se la mire, no sólo porque recuerda al problema que el año pasado tuvieron un montón de chicos para acceder a la educación, sino porque además fue la idea de un grupito reducido de personas que pasaron por encima a todo el resto.

Es que, como ya se ha dicho, la ministra de Salud Carla Vizzotti y el ministro de Educación Nicolás Trotta habían asegurado, apenas horas antes del anuncio presidencial, que la presencialidad de las clases no se vería afectada.

Ello fue apoyado por profesionales de la salud y 5 sindicatos docentes que participaron activamente del Consejo Federal de Educación, el cual reúne al ministro de Educación Nacional y a todos los titulares de las carteras sanitarias de las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires.

También participó la agrupación padres organizados, que durante todo el 2020 peleó para terminar con la virtualidad de las clases para volver al aula.

Para ello fue dispuesto el sistema de burbujas y los protocolos dentro de las instituciones educativas que incluyen distanciamiento social, utilización de barbijo y disponibilidad de alcohol en gel.

Estas medidas resultaron altamente efectivas, ya que sólo el 0,1% de los alumnos matriculados tuvieron o tienen coronavirus y ni siquiera se puede asegurar que todos ellos se hayan contagiado dentro de la escuela.

Que había que tomar medidas en el marco de la segunda ola del coronavirus es algo en lo que no se puede estar en desacuerdo, pero si había un consenso político y social era que las escuelas eran lo primero que se iba a abrir y lo último que se iba a cerrar.

Sin embargo, por la idea de un grupito reducido, que incluye al presidente Alberto Fernández y a un puñado de gremios (bastante desprestigiados), las puertas de los colegios se cerraron.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, celebró la medida, no sólo porque quería más restricciones, sino porque además metieron en el medio a un ex amigo del presidente, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

El propio Alberto Fernández, en una entrevista brindada a Radio 10, aseguró que no había consultado con Rodríguez Larreta para llevar a cabo esta medida. Ello deja a las claras que más que una medida sanitaria se trató de una medida política.

Desde el Gobierno aseguran que el problema no es dentro de las instituciones educativas, sino en el camino hacia las mismas y en la puerta, ya que hay aglomeración de gente tanto en el transporte público como a la salida de las escuelas.

Entonces, en todo caso, el problema no es que los chicos asistan a clases, por lo que las restricciones no tienen por qué evitar que asistan a las escuelas, en todo caso, lo que haría falta es un mayor control por parte de Estado.

Además, es dable destacar, el ministro de Transporte Mario Meoni, aseguró que el viaje de ida y vuelta de los chicos que van al colegio con o sin acompañante tiene una incidencia de apenas el 3% en la cantidad de usuarios que utilizan los distintos servicios.

(*) Periodista de investigación. Jefe de Redacción en Tribuna de Periodistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

39 − 38 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp