Columnistas

¿Vamos a la guerra con Irán?

Por Denes Martos (*)

Mi padre tenía un dicho:
«El único conflicto peor que uno intencional,

es un conflicto imprevisto.»

Israel, como nación soberana, puede determinar por si misma
qué es lo que está en sus intereses y qué es lo que decide
hacer con Irán o con cualquier otro… Si el gobierno de
Netanyahu decide un curso de acción distinto al que estamos
siguiendo ahora, tiene el derecho soberano de hacerlo.
Joe Biden [1]

De la presidencia de Donald Trump se pueden decir muchas cosas pero entre ellas hay un dato que nadie puede discutir: por primera vez en muchos años, durante sus cuatro años de presidencia (2017-2021) Estados Unidos no emprendió ninguna guerra nueva. De hecho, Trump fue el primer presidente norteamericano desde 1980 que no inició una guerra durante su primer mandato. [2]Lamentablemente parecería ser que, con Joe Biden, es posible que eso cambie. Al armar al equipo que lo acompañará en su gestión, ha designado en una serie de puestos clave a varias personalidades probablemente bastante alineadas con la idea de volver a poner a Irán bajo presión a fin de aliviar la situación israelí para cuya dirigencia política Irán es, desde hace mucho tiempo, el enemigo principal a neutralizar. En todo caso, con estos nombramientos parecería confirmarse la gran influencia del lobby israelí sobre la política de los EE.UU., oportunamente descripta por los profesores John Mearsheimer y Stephen Walt de la Universidad de Chicago y de Harvard respectivamente. [3]

Tanto es así que, según Jakob Kornbluh de la publicación Forward, en círculos de Twitter afines a la colectividad circuló la broma que, con Biden, en el Ala Oeste de la Casa Blanca [4] habría ya suficientes personas para constituir un minyán. [5] En las áreas de Relaciones Exteriores, seguridad – interna,  externa y cibernética – más otros puestos-clave, Biden ha nombrado a las siguientes personas. [6]

Ronald Klain, jefe de gabinete

Tuvo el mismo puesto para Biden cuando éste fue vicepresidente de Obama. Ha mantenido lazos con la sinagoga de su infancia en Indianápolis, donde estudió la Torá para su bar mitzvah, y ha hablado sobre su compromiso de criar niños según su religión.
No es el único miembro de la colectividad que ha ocupado el puesto. Josh Bolten fue jefe de gabinete de George W. Bush. Rahm Emanuel y Jack Lew lo fueron bajo el gobierno de Obama.

Anthony Blinken, Secretario de Estado

Diplomático, viejo asesor del actual presidente, es hijastro de Samuel Pisar un sobreviviente del Holocausto. Dijo al ser confirmado en su cargo que consultará con Israel sobre la política de EE.UU. con Irán ya que desea que Norteamérica vuelva al acuerdo nuclear con los iraníes.
Dan Shapiro, el embajador de EE.UU. en Israel bajo Obama y asesor de Biden durante décadas, dijo que Blinken goza de «la total y completa confianza del presidente».

Janet Yellen, secretaria del Tesoro

Con 74 años, nacida y criada en una familia judía de Brooklin, Yellen fue la primera mujer presidenta de la Reserva Federal. Ahora ha sido nombrada para ser la primera mujer secretaria del Tesoro. Fue blanco de ataques de carácter antisemita durante la campaña de Trump en 2016 junto con George Soros y Lloyd Blankfein  el CEO de Goldman Sachs.

Merrick Garland, procurador general (Ministro de Justicia)

En su discurso de aceptación del cargo tras ser nominado, afirmó que sus abuelos emigraron a los Estados Unidos huyendo del antisemitismo en Europa. Jonathan Greenblatt, CEO de la Liga Anti-Difamación (ADL) [7] dijo que espera ver a Garland abordar problemas como «…el aumento de los delitos de odio, el extremismo doméstico violento y el imperativo de la justicia racial»

Alejandro Mayorkas, Secretario de Seguridad Nacional

Nacido en Cuba, su padre fue un sefaradí cubano y su madre una sobreviviente del Holocausto. La familia Mayorkas emigró de Cuba a los EE.UU. luego de la toma del poder por Fidel Castro.  Fue subsecretario de esa misma cartera durante la gestión de Obama, trabajando junto con Jonathan Greenblat de la ADL organización de la cual fue voluntario. Con frecuencia se ha dedicado a los problemas de su comunidad en los EE.UU.

Avril Haines, directora de Inteligencia Nacional

Según la información disponible, Biden la considera para el cargo de Subdirectora de la CIA, un puesto que ya tuvo bajo Obama. Es hija de la pintora Adrian Rappin (seudónimo de Adrienne Rapaport) y se identifica como israelí.

Wendy Sherman, subsecretaria de estado

Sherman fue la negociadora principal para el acuerdo nuclear de Irán de 2015 y tomó la iniciativa en la defensa del acuerdo con las colectividades y comunidades pro-Israel. Más tarde describió las tensiones con Israel y algunos grupos de la colectividad estadounidenses sobre el acuerdo como algo «muy, muy doloroso». Participó en el ajuste de la plataforma del Partido Demócrata a las líneas pro-Israelíes.

Rachel L. Levine

Pediatra y política transgénero. Creció en un hogar ortodoxo y concurriendo a una escuela hebrea. Se graduó en Harward y en la escuela de Medicina de la Universidad de Tulane. Fue secretaria de salud del Estado de Pennsylvania y sería la primera persona abiertamente trans nominada para ocupar un cargo que requiere la aprobación del Senado norteamericano.

Eric Lander, director de Políticas de la Oficina de Ciencia y Tecnología

Es un conocido genetista. Afirmó admirar a James Watson aunque también declaró que había sido objeto de comentarios antisemitas de parte del descubridor del ADN. Se espera que sea un asesor crítico para Biden en materias tales como el coronavirus y el cambio climático, entre otras cuestiones

Anne Neuberger, directora de ciberseguridad de la Agencia Nacional de Seguridad

Originaria de Brooklin, profesa la fe judía ortodoxa. Ha trabajado desde 2009 en esa misma Agencia; NSA por sus siglas en inglés (National Security Agency). Colaboró en el establecimiento del Comando Cibernético de EE. UU. Sus parientes George y Renne Karfunkel, estuvieron en el avión secuestrado y recuperado por comandos israelíes en Entebbe, Uganda en 1976.

David Cohen, director adjunto de la CIA

Le adjudicaron el mismo puesto que tuvo bajo la presidencia de Obama. Es considerado un especialista en las cuestiones con Irán y ha estado dedicado durante mucho tiempo a los problemas israelíes.
Lo llaman «el gurú de las sanciones» por su experiencia en inteligencia financiera y terrorismo.

……………….

Sea como fuere que se quieran interpretar estos nombramientos, no es nada aventurado prever que, bajo la administración Biden, la política exterior norteamericana estará fuertemente orientada a apoyar a Israel y a la política israelí en Medio Oriente.

Confirma la posible presión en este sentido el hecho que la influencia de los intereses israelíes sobre la política norteamericana puede no provenir exclusivamente de los nombrados. Hay varias otras personas de la colectividad que también pueden tener una dosis nada despreciable de influencia.

Por de pronto, el marido de la vicepresidente Kamala Harris, Doug Emhoff, ya es conocido entre sus amigos como «the second Mensch«, una designación terminada en yiddish por «segundo caballero». Según su amigo David Lash, [8] Emhoff le habría manifestado que sus parientes están «kvelling«, agregando Lash por su parte que «Yo también estoy kvelling. Mi familia está kvelling. Estamos entusiasmados con que este tipo magnífico al que conocemos y que es judío, se halle al borde de algo monumental.» [9]

Pero no es solo la vicepresidenta la que tiene estrechos contactos con la colectividad. El propio Joe Biden – al igual que Donald Trump y Bill Clinton – los tiene también. Los tres hijos de Joe Biden, Beau, Hunter, y Ashley, se casaron con parejas de «la tribu«, tal como lo expresa con humor Irene Katz Connely en un interesante artículo. [10]

En 2002 Beau Biden se casó con Hallie Olivere, una joven de «la tribu», con la que tuvo una hija y un hijo: Natalie Biden y Robert Hunter Biden II.  Beau Biden moriría de cáncer cerebral en 2015 y luego del fallecimiento, su hermano Hunter y Hallie establecieron una relación pero terminaron cortándola en 2019. En Mayo de ese año Hunter conoció a la cineasta sudafricana Melissa Cohen con la que se comprometió apenas unas semanas más tarde. Antes de casarse, Hunter se hizo tatuar la palabra «Shalom» con letras hebreas sobre su bíceps para igualar el mismo tatuaje que tenía su prometida. [11] En Abril 2020 la pareja tuvo un hijo.

Ashley Biden, la única hija de Biden, contrajo matrimonio con Howard Klein, un médico de Philadelphia en 2012. El casamiento de esta pareja fue algo un poco complejo pues incluyó una ceremonia mixta judeo-católica y una recepción durante la cual Joe Biden bailó la «hora«, el tradicional baile de casamiento de la colectividad. [12]

 …………………………

Todos estos vínculos, directos e indirectos, de los Biden con un lobby cuyo principal objetivo en el pasado ha sido orientar la política exterior norteamericana hacia una estrategia de apoyo casi incondicional al Estado de Israel es un dato que no puede pasarse por alto. En política – y sobre todo en política internacional – existe la regla que dice que los aliados se adquieren con beneficio de inventario. Vale decir: cuando se acepta un aliado, automáticamente se aceptan como enemigos propios los enemigos de ese aliado. Y es inocultable que, en la actualidad, tanto en Israel como en las comunidades de la diáspora, desde hace ya muchos años los israelíes consideran a Irán como el enemigo principal a neutralizar.

Los compromisos de Biden al asumir el cargo de presidente, en un momento de gran inestabilidad global – no solo por la pandemia sino también por toda una serie de cuestiones económicas, políticas y sociales, tanto dentro como fuera de los EE.UU. – constituyen en este momento el equivalente a la proverbial escena del personaje que está sentado sobre un barril de pólvora y no tiene mejor idea que ponerse a jugar con fósforos.

No hay que ser ningún vidente para vaticinar que una presión excesiva o una agresión manifiesta contra Irán puede desencadenar un tremendo conflicto armado. Y tampoco hay que ser un agorero profesional para afirmar que nadie en todo el mundo puede predecir en qué terminaría una guerra a gran escala en Medio Oriente. Esas guerras, al igual que muchas otras – como por ejemplo la de Corea, o la de Vietnam – han empezado todas como, supuestamente, meras «acciones policiales» y terminaron en desastres que duraron años con miles de muertos.

Netanyahu hace años que empuja y presiona para llevar el conflicto con Irán a un nivel de decisión final. Toda la política exterior israelí está orientada a culpar a Irán de cuanto atentado terrorista ocurre en el mundo. Lo hemos comprobado aquí con el caso de la AMIA. El problema está en que es muy difícil – por decir lo menos – que una guerra desencadenada eventualmente en Medio Oriente quede confinada a lo regional. Hay demasiados intereses cruzados en la región que involucran a las tres grandes potencias actuales: EE.UU., Rusia y China. Incluso la posición de Arabia Saudita no puede darse por sentada. No en vano se dice que Lawrence de Arabia comentó en cierta oportunidad en rueda de amigos: «un árabe no se vende; pero si está muy enojado, se puede alquilar».

La gente que ha nombrado Biden y con la que se rodea no parece en absoluto refractaria a la estrategia de seguir presionando a Irán. El peligro es que, con una estrategia mal manejada o mal diseñada, no es imposible que un conflicto fuera de control en Medio Oriente se convierta en un incendio que, al propagarse, adquiera las proporciones de una Tercera Guerra Mundial.

Por supuesto, no es cuestión de volverse histérico y salir corriendo ahora mismo a llamar a los bomberos. Pero sepamos que el riesgo de incendio existe.

Y solo Dios sabe hasta dónde podrían llegar las chispas de un fuego como ése.

*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*.*

———————————-
NOTAS

1)- A)https://www.washingtonpost.com/politics/joe-biden-unspools-an-endless-supply-of-biden-isms-on-the-campaign-trail/2020/01/24/475033b4-3eba-11ea-b90d-5652806c3b3a_story.html
B) https://slate.com/news-and-politics/2009/09/introducing-bidenisms.html

2)- Cf. https://www.elmundo.es/internacional/2020/09/09/5f592bd9fc6c837b3c8b45b5.html

3)-  J.Mearsheimer y S.Walt, «El lobby israelí y la política exterior estadounidense»
Cf. https://drive.google.com/file/d/0B6QXUcoelzmpbFZsbElsZnNRd2c/view   (en castellano)
Ed. Harvard University – John F. Kennedy School of Government – Faculty
Research Working Paper Series – Marzo 2006 – RWP06-011

4)- El Ala Oeste de la Casa Blanca alberga las oficinas del presidente de los EE.UU. Allí es donde está la Oficina Oval, la Sala del Gabinete, la Sala de Situación, y la Sala Roosevelt.

5)- Un minyán en ciertas ceremonias religiosas judías es el quórum mínimo de 10 personas adultas requeridas para la ceremonia. La actividad más común que requiere un minyán es una oración en público.

6)- Fuentes principales:
The Times Of Israel – https://www.timesofisrael.com/all-the-jews-biden-has-tapped-for-top-roles-in-his-new-administration/
Jakob Kornbluh en Forward.com: https://forward.com/news/462330/enough-for-a-minyan-a-jewish-whos-who-of-bidens-cabinet-to-be/
Caminos Religiosos: https://www.caminosreligiosos.com/funcionarios-judios-eligio-biden-para-gobierno-n-1632119.html   (consultadas el 22/01/2021)

7)-  La Liga Anti-Difamación (ADL = Anti-Difamation League) es una organización fundada por la organización B’nai B’rith (= «Hijos de la Alianza») en los Estados Unidos, destinada a responder a lo que se consideran difamaciones del pueblo judío.
Página web principal https://www.adl.org/ (en inglés)
Ver también:  https://es.wikipedia.org/wiki/Liga_Antidifamaci%C3%B3n

8)- «Mensch» en yiddish significa «hombre», al igual que la palabra alemana homónima sólo que en alemán tiene un significado completamente genérico, como «ser humano» y no tanto como «varón» (que en alemán sería «Mann»). A su vez «kvelling» es la versión anglicada del yiddish «kveln» que significa «estar encantado» o «efusivamente entusiasmado». Se emplea para describir la actitud de las personas que no pueden parar de decir cosas positivas de alguien de quien están orgullosas.

9)- Ver artículo de  Danielle Berrin en:
https://forward.com/news/453076/to-his-friends-doug-emhoff-poised-to-be-second-gentleman-is-already-second/?utm_source=PostUp&utm_medium=email&utm_campaign=Saturday+Newsletter+RSS_clone&utm_maildate=08%2F22%2F2020

10)-  Cf. Irene Katz Connely en: https://forward.com/news/453023/joe-bidens-jewish-relatives-everything-to-know/

11)- «Shalom» significa «paz» (entre otras cosas) en hebreo.  Los tatuajes en letras hebreas son bastante populares en ciertos círculos.

Cf. https://www.lefrontal.com/es/tatuajes-hebreos-modelos-con-letras-judias

12)- https://people.com/celebrity/joe-bidens-daughter-ashley-wedding-pictures/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 13 = 16

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp