Destacados

Como Lucio pero en Pilar, otro niño en riesgo por la inacción municipal, policial y judicial

En noviembre del 2021 la opinión pública nacional se conmovió frente al asesinato de Lucio Dupuy, un niñito de apenas cinco años, a manos de su madre y la pareja de ésta. Y si bien ambas recibieron además de la masiva condena social y la pena judicial más dura por el hecho, quienes deben (pre) ocuparse ante a las denuncias por maltrato infantil no parecen acusar recibo y optan o por la indiferencia más absoluta o las medidas más inapropiadas.

Esta percepción se desprende de la presentación judicial realizada por el abogado Marcelo Mendoza por la que denuncia violencia familiar y solicita medidas precautorias como prohibición de acercamiento y suspensión de la responsabilidad parental contra dos mujeres (foto), por parte del ex marido de una de ellas y padre de la criatura considerada en riesgo.

Leonardo Rolón y Lara Belén Matallino Rosales vivían juntos en San Miguel, y de esa unión nació Jaime Uziel, ahora de un año y medio. Pero la pareja se separó por un tercero en discordia, y no en los mejores términos, al menos por parte de la mujer que, según la denuncia, comenzó un hostigamiento brutal contra su ex que lo llevó a pedir una perimetral que fue desobedecida en varias oportunidades. A tal punto, que se empleó en la misma empresa que su otrora marido e incluso pidió los mismos horarios, y cuando éste resolvió poner distancia y mudarse a Villa Astolfi, ella lo siguió y se mudó a esa localidad a una vivienda ubicada a escasos metros.

El año pasado, Matalino Rosales se unió a Matheo Lautaro Yamil Hidalgo (según su nuevo DNI), efectivo de la Policía Federal Argentina, y casi inmediatamente comenzaron los maltratos al menor de acuerdo a lo referenciado por los vecinos de la pareja que varias veces intentaron interceder a pesar de las feroces amenazas de la mujer policía que provocó, inclusive, que uno de ellos se mudara de barrio. Los vecinos recurrieron a la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia del municipio pero hasta el momento no se registró intervención alguna.

Al respecto, cabe mencionar que el 27 de diciembre pasado, otro ataque a Rolón cuando fue a visitar a su hijo por parte de Hidalgo con un arma de fuego (no la reglamentaria que le fue retirada por la superioridad), terminó en la comisaría de Astolfi, donde el personal constató que el niño presentaba hematomas en las piernas y «pésimas condiciones de higiene», aunque tampoco hubo reacciones en ese sentido.

De todos modos, Rolón siguió enfrentando los múltiples obstáculos y consiguió llevar al niño a su casa, donde detectó golpes en la cara y el cuerpo. Al preguntarle a la madre el motivo, recibió como única respuesta un «vos callate, o no lo ves más. Se cayó de la cama«.

Otro episodio de violencia extrema se vivió no mucho después, cuando Matallino le pidió dinero para comprar pañales, y le dejó el chico hasta que hiciera el mandado. El caso es que la pareja apareció por la casa de Rolón y frente a testigos que intentaban frenar los ímpetus, lo acusaron de secuestrar a su hijo antes de proceder a golpearlo -la policía- con la culata de su arma y un palo con lo que le fracturó un brazo. El hombre fue atendido en el hospital municipal de Derqui, y tampoco hubo denuncia porque no se la tomaron ya que se involucraba a una «colega».

El caso es que el único perjudicado en el episodio fue el propio Rolón, que terminó detenido por violencia de género y ahora pasa sus días en la comisaría de Astolfi, bajo amenaza de ser trasladado a Merlo.

Su letrado Mendoza, en tanto, cuestionó ante el Ministerio Fiscal el accionar del titular de Flagrancia Leonardo Loiterstein, quien «no hace lugar a la prueba documental y testimonial», y en Asuntos internos la los policías que participaron de este operativo.

Además, pidió pericias psicológicas para todos los involucrados, y que se investiguen los reiterados ingresos del niño a los hospitales de Derqui, Sanguinetti, y de San Miguel

4 Comments

  1. Pedimos encarecidamente a la justicia que tome acción contra estas mujeres que lastiman a esa criatura. Si algo le ocurre a esa criatura va a ser mera responsabilidad de los jueces, fiscales y toda autoridad que deba intervenir y no lo haga.
    Tomen el caso con la seriedad que demanda.

  2. Hospital Sanguinetti no tienen la empatía necesaria para atender seres humanos ,solo unos cuantos médicos atienden como personas y no como números y el Falcon ni ablar que están esperando? Otro Lucio después se gasrran las vestiduras pero la criatura ya no va a estar no hay marcha atrás,que esperanza favor hasta cuándo van a tapar todo.

  3. Otra vez otro caso como Lucio, que aún hay tiempo de evitarlo para que no suceda lo peor. El mal accionar por parte del personal policial como al igual que el juzgado, Dirección de Niñez y como parte fundamental el Fiscal quien no da prioridad a la causa lo antes posible.
    Basta de hacer que estas acciones y hechos se dejen ocultas tienen que hacerse públicas y que cada uno asuma sus responsabilidades.
    Basta de abusos, maltratos y mirar hacia otro lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

46 − = 44

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp