Economía

La carga impositiva en Argentina está entre las más altas del mundo

Mientras las modificaciones esperan en el Congreso, estudios privados la ubican en el 29% del PBI: 24,6% son impuestos nacionales y 5,1%, tributos provinciales.

La carga fiscal en Argentina (29,4 puntos del PBI) ocupa el 10mo. puesto en el mundo, detrás de Francia, Italia, Holanda, Alemania, España, Canadá, Reino Unido, Japón y Brasil, de acuerdo con el ránking más reciente elaborado por la Unión Industrial Argentina, que incluye la informalidad.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a la que pertenecen todas esas naciones que anteceden a la nuestra en presión tributaria, la ubicaba en el puesto 38 de 125 países, entre los de mayor carga fiscal sobre el sector formal de la economía, un punto que condena a la falta de inversión.

El último informe de «Tax Foundation», con sede en Washington, señala a la Argentina como parte de un selecto grupo de países que va a contramano de una política de seducción a los capitales.

Pone como ejemplo que los privados pagan un 35% de impuestos sobre sus ganancias, que lo sitúan en el cuarto puesto del ranking mundial, sólo por detrás de Comoras (País de África Central), donde las empresas pagan un 50% de impuesto sobre sus ganancias; Puerto Rico, que le sigue con una carga del 37,5% y en tercer lugar, Suriman, con 36% sobre las ganancias de los privados.

Argentina, con una tasa impositiva corporativa del 35%, la subió desde el 25% en 2022, sumido en una crisis económica cada vez más profunda como estaba.

Por eso fue partidario clave de que se fijara un impuesto mínimo global y sugirió llevarlo hasta el 25%.

Tax Foundation señala que «en 1980, la tasa impositiva corporativa promedio mundial era del 40,2% , un nivel notablemente más alto que el actual ya que en las últimas décadas, las tasas impositivas corporativas disminuyeron en todas las regiones, con un promedio del 23,5% a finales del 2023».

Estructura fiscal argentina

La estructura fiscal en Argentina ha ido en aumento en las últimas décadas hasta alcanzar un29% del PBI en 2022, luego de tocar el máximo en 2014,  con el 31%, tras una recorrida que arrancó en 1980 debajo del 15%.

Según un análisis de la carga fiscal consolidada desde 1980 que elaboró Econviews, dirigida por Miguel Kiguel, las curvas de renta, IVA, combustibles comercio exterior, seguridad social, provinciales y otros se movieron en ascenso en forma pareja.

El salto del escalón se produjo en 2002, a la salida de la convertibilidad. Otro envión lo recibieron en 2014, durante el gobierno de Cristina Kirchner, con Axel Kicillof como ministro de Economía.

Pasando el peine un poco más fino, el IVA se había mantenido relativamente estable desde 1997, pero otros impuestos como el de renta (de 2,5% a 5,6%), provinciales (de 3,3% a 5%), comercio exterior (de 0,9% a 3,2%) y aportes a la seguridad social (de 3,4% a 5,1%) experimentaron aumentos significativos.

Aparecieron nuevos tributos, como el Impuesto Para una Argentina Inclusiva y Solidaria (PAIS), que grava las transacciones en dólares financieros y representa actualmente la mayor fuente de ingresos no coparticipables en las arcas nacionales.

Cepo-dependencia

Si bien hay modificaciones tributarias, sobre todo en el capítulo acerca del Impuesto a las Ganancias, Bienes Personales y Monotributo, dentro del paquete de Ley Bases que espera sanción en el Congreso, la prioritaria necesidad de reducir el déficit fiscal que plantea el gobierno como política afianza la dependencia del cepo cambiario y de la estructura impositiva vigente.

La recaudación descansa sobre solo ocho impuestos, que en 2023 explicaron el 94% del ingreso consolidado nacional que incluye a las provincias.

Son, en orden decreciente:

  • IVA,
  • Aportes y Contribuciones a la la Seguridad Social,
  •  Ingresos Brutos provinciales,
  • Ganancias,
  • Débitos y Créditos Bancarios,
  • PAÍS,
  • Retenciones a las exportaciones y
  • Bienes Personales.

Los impuestos se dividen en nacionales, provinciales y municipales.

Un impuesto nacional, por ejemplo, sería el famoso IVA (Impuesto al valor agregado).

En el caso de los provinciales, el inmobiliario, y en cuanto a los municipales, el ABL.

Quiénes pagan la carga

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) realizó un mapa que permite identificar los impuestos que recaen sobre los determinados contribuyentes.

Existen incontables tributos sobre los cuales se gravan actividades en concreto, pero el informe solo se centró en los más representativos de un caso de contribuyente promedio.

El primer perfil que definió IARAF es el de una persona con ingresos por trabajo que utiliza tarjeta de crédito y consume la canasta básica, más algunos adicionales (alimentos, servicios públicos, celular, internet, plataformas). Está afectado por 23 impuestos; 11 son nacionales, 5 provinciales y 7 municipales.

El 100% de sus consumos está gravado por el IVA, seguido por la Tasa por Inspección de Seguridad e Higiene (TISH) e Ingresos Brutos (que es un impuesto provincial) en un 90% y el impuesto al cheque.

El resto de los tributos inciden entre el 10% y el 20% de los gastos y consumos del contribuyente.

Al perfil 2 se le suma una casa, automóvil, gastos de recreación, y cuenta con ahorros y compra de productos electrónicos. Por ende, se mantienen los anteriores impuestos, pero se les suman algunos nuevos.

Como ser, el impuesto PAIS, la tasa de control, fiscalización y verificación y el fondo fiduciario del servicio universal.

El resto de las obligaciones tributarias recaen sobre el 6,25% de sus actividades. Son 16 impuestos nacionales, 7 provinciales y 14 municipales.

Finalmente, el perfil 3 agrega el cambio del auto al año, un viaje laboral, otro al exterior y propiedades e inmuebles con valuaciones lo suficientemente altas para el pago de Bienes Personales y Ganancias.

Esa persona paga un total de 48 impuestos, de los cuales 27 son nacionales, 7 son provinciales y 14 municipales. Respecto de los casos anteriores, suma otros de menor frecuencia, como la tasa de uso aeroportuario, Bienes Personales y Ganancias.

De los tributos que nadie se salva

El impuesto que afecta al 100% los tres perfiles es el IVA. Le siguen el impuesto a los Ingresos Brutos y la tasa por inspección de seguridad e higiene (TISH) con 90%, 93,75% y 95% de incidencia por perfil.

Se trata de los impuestos que más contribuyen a la recaudación tributaria en la República Argentina.

El trabajo lo desarrollaron Matías Olivero Vila, socio del departamento de Impuestos del estudio Bruchou, y Fernando Guntern, presidente del departamento de Política Tributaria de Copal además de gerente Corporativo de Impuestos de Arcor, en el reciente Bruchou Legal Week

No es que las empresas paguen más, sino que suben los precios para absorber esta carga tan elevada, lo cual afecta principalmente a los millones de argentinos que salen a comprar todos los días.

Guntern, de Copal, estimó que entre los más de 100 tributos vigentes en la Argentina, solo 11 concentran el 90% de la carga impositiva.

Frente a ello, insistió en que la reducción del IVA a algunos productos de la canasta básica no es una herramienta plausible, ya que no se aplica en toda la cadena productiva y, por lo tanto, no se refleja en precios más bajos para el consumidor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 47 = 56

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp