Judiciales

Fernando Espinoza sigue sumando denuncias

El intendente de La Matanza continúa desafiando las medidas judiciales y las denuncias se acumulan en su despacho. Además, se habría reflotado una denuncia de asociación ilícita y enriquecimiento ilícito que se había cajoneado.

A mediados del mes de mayo, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, fue procesado por abuso sexual simple y por entorpecer a la Justicia violando una medida perimetral impuesta por su víctima, Melody Rakauskas, que oficiaba de empleada municipal. Ahora, una nueva denuncia complica aún más su situación.

La medida de la Justicia despertó un considerable revuelo en la arena política, especialmente luego de que el bloque oficialista, con el apoyo del Pro, impulse una postura de preocupación en el Congreso. Para sorpresa de muchos, el grueso de Unión por la Patria, que suele hacer de estos casos una bandera, decidió no acompañar la iniciativa y envolver con un manto de silencio el repudiable hecho.

En respuesta, el municipio de La Matanza emitió un comunicado oficial dirigido a “la opinión pública en general”, en el que aseguró que la denuncia por abuso sexual fue una “mentira armada”. De este modo, Espinoza desmintió no sólo a su víctima, que había asegurado y probado haber sido sometida por la fuerza a “tocamientos impúdicos”, sino también a la jueza de instrucción de Capital Federal, Fabiana Galletti, quien procesó al intendente tanto por el caso de abuso como por desobediencia, ya que no respondió a las órdenes de la Justicia de no contactar a la víctima.

Al respecto de este último punto, se supo que Espinoza habría tentado a Rakauska a retirar la denuncia a cambio de un considerable monto de dinero. “Me prometieron que no iba a tener que preocuparme por plata nunca más en mi vida”, aseguró la víctima de abuso. Las declaraciones de la joven ex empleada municipal fueron corroboradas por los registros de las antenas de telefonía celular, que ubican a Espinoza en las inmediaciones de su casa, al tiempo que también se tuvo en cuenta el testimonio de la terapeuta a cargo del peritaje psicológico.

En las últimas horas, una nueva denuncia se sumó a las que ya arrinconan al jefe comunal matancero. En efecto, Rakauskas volvió a presentarse ante la Justicia para denunciar un nuevo rompimiento de la medida perimetral. Es que, de acuerdo a los abogados de la víctima, el comunicado oficial publicado por la municipalidad de La Matanza atenta contra la medida y desobedece las órdenes de la Justicia, al volver a referirse al hecho y, por sobre todas las cosas, ridiculizar un caso tan sensible, desacreditando a la víctima.

El comunicado fue interpretado, además, como violencia institucional. La denunciante entiende que Espinoza está utilizando la imagen de una institución pública para cuestiones relacionadas a delitos personales. En concreto, la violencia institucional es la ejercida por una o varias instituciones y que tiene como consecuencia la vulnerabilidad de los derechos de las personas.

La situación judicial de Espinoza pareciera complicarse cada día un poco más. Horas atrás, se confirmó que se reabriría una causa que le inició la ex diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien habría presentado ante la Justicia una documentación ABC1 con escuchas legales a las altas esferas de la cúpula de la policía de La Matanza, que vinculaba a Espinoza con los delitos de asociación ilícita, usurpación de autoridad, violación de deberes de funcionario público y enriquecimiento ilícito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 2

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp