Judiciales

Una agencia dudosa, evasión impositiva, y la violenta reacción de un empresario

Hace unos días, en este portal, dábamos cuenta de la investigación que decidió encarar la AFIP en distintas agencias automotrices del distrito por evasión impositiva. Desde una de ellas, su titular, molesto por el accionar periodístico, reaccionó de la peor manera: poniendo en peligro la integridad física de un trabajador de prensa y, por extensión, la de varios automovilistas.

Pero comencemos por el principio refiriendo que, alentados por la publicación de infopilar.com.ar, comenzaron a llegar diversas quejas y denuncias respecto a los manejos comerciales de una agencia ubicada en la ruta 8, a metros del ingreso a la localidad de Del Viso.

De acuerdo a los denunciantes, el establecimiento parece repetir el siguiente modus operandi: primero, ofrecerían en las redes sociales y a través de diferentes cuentas, los distintos vehículos que comercializa un concesionario multimarca de usados, y cuando los interesados aparecen y acuerdan la operación, solicitarían una seña o el pago total del rodado contra entrega de recibos comunes, de esos que se compran en cualquier librería, al tiempo que prometen recibos oficiales o facturas una vez concretada la transacción.

En ningún momento se hablaría de concurrir al Registro Automotor para la documentación obligatoria; por el contrario, dicen que trabajan con una gestora, que no aparecerá en todo el proceso y que cobra honorarios que superan largamente a los exigidos por el propio Registro.

A los días -varios- de concretada la operación, y se piden, por parte del comprador, las facturas tanto de la compra como de los gastos de gestoría, se negarían so pretexto de que la misma agencia carece de la documentación que la habilita como tal y, por lo tanto, no figura como contribuyente en la AFIP ni en Rentas Provinciales.

Para entonces, el comprador ya no puede acceder a la devolución de su dinero. Además, en caso de un reclamo cualquiera respecto al funcionamiento del vehículo o de alguna irregularidad en los papeles, tampoco se puede recurrir a la agencia, ya que técnicamente no existe.  Al menos legalmente.

El caso es que como las quejas contra la agencia siguieron llegando a esta redacción, un equipo de infopilar.com.ar resolvió trasladarse hasta la avenida Madero al 2000, domicilio original del comercio en cuestión, y en charla con los vecinos pudo saberse que aún mudados y en ausencia, todavía se recuerdan en la zona diferentes episodios que tuvieron como protagonistas a compradores molestos o por la flojera en la documentación, o la venta de vehículos con serios defectos disimulados a golpe de hábiles chapistas. Por supuesto, en todos los casos, el común denominador es la carencia de facturas oficiales, y, por consiguiente, la evasión impositiva.

Eso sí, dejaron atrás un local de 3 x 3 y ahora ocupan un gran salón al frente de la vieja  estación de servicios situada al frente de la sede de TelViso, en 8 y Madero.

Reacción intempestiva

Fue justamente en ese lugar donde comenzó a gestarse la alocada reacción del titular de la agencia, ya que la periodista, en su regreso desde Del Viso, decidió tomar una fotografía del local desde la vía pública, lo que fue advertido por Federico Pastorino quien, a bordo de una Amarok blanca, patente AF 624 ZZ, no dudó en perseguir a la trabajadora de prensa a lo largo de la traza de la 8.

El hombre, conduciendo en forma temeraria, zizagueando entre los otros conductores, logró ubicarse a la altura de la ventanilla de la perseguido para gritarle insultos, improperios y amenazas del más variado calibre. Desde el consabido «hija de …a» hasta «no quiero verte más cerca de mi agencia», pasando por el «que sea la última vez que te veo por aquí», Pastorino no vaciló en amagar con chocar al otro vehículo, frenando a centímetros de la conductora, y todo en plena marcha, con lo que deliberadamente ignoró la posibilidad -cierta- de un accidente que involucrara no ya al objeto de su bronca sino a otros conductores que transitaban a esa hora, el mediodía del jueves, por la ruta 8.

La persecución y el hostigamiento se prolongó casi hasta la calle Las Palmeras, cuando el ofuscado empresario resolvió utilizar el playón de la YPF para volver por donde venía.

Como era previsible, el accionar de Pastorino fue denunciado en el Destacamento de La Lonja, actuaciones que ya obran en oficinas de la UFI N° 4 y el Juzgado de Garantías Nº 7 de Pilar, donde ya se ha iniciado una investigación penal preparatoria.

Asimismo, habría al menos dos estudios jurídicos preparando diversas presentaciones, entre otras, además de por este episodio, por presuntas evasión impositiva y estafa.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

57 − = 53

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp