Municipios

¿Abusos por comida en campaña?

Cansados de los abusos de toda índole por parte de un funcionario municipal y su chofer, vecinos de San Alejo habrían hasta llamado a la policía para poner coto a los desmanes, aunque por la condición de los denunciados, las actuaciones se habrían descartado de plano.

Según cuentan los residentes de la zona, la situación detonó hace un par de meses, cuando hartos del proceder de un importante funcionario al que identificaron como de apellido Yoma, domiciliado en Del Viso y cercanísimo a otra principalísima figura como la secretaria de Acción Social, Paula González, y su chofer, M.H., los vecinos decidieron que ya era hora de terminar con los visibles y descarados abusos de los que ambos hacían blanco sobre todo en las chicas más jóvenes -varias menores- a las que, al parecer, les exigían ciertos favores físicos a cambio de algo de mercadería comestible.

Los hechos habrían tenido como escenario la calle Paraguay al fondo, y los vecinos no sólo refieren episodios como los arriba descriptos sino impiadosos destratos y amenazas para con otras personas, siempre a cambio de comida o una ayuda dineraria.

De todos modos, no son pocos los quejosos no sólo de estos procederes sino de otros tantos, como los propios empleados municipales, destinatarios principales de la soberbia del poder. Al parecer, cualquiera que lleve jinetas en la comuna, aunque más no sea de cabo ranchero, se considera especial, distinto y superior al resto de los mortales y no vacila a la hora de hacerles sentir el peso de semejante «autoridad». De esta forma, dicen, apenas discrepar con la opinión de algunos de estos seres basta para que el trabajador sea amenazado, trasladado o sancionado con, por ejemplo, el «olvido» del pago de horas extras o cualquier otra bonificación.

Ahora bien, si así se comportan con quienes posibilitan la gestión (buena o mala, es otra discusión), imaginemos hasta dónde son capaces de llegar con el vecino común, en especial con el que depende del municipio para su más elemental supervivencia: la comida.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

88 + = 97

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp