Municipios

Adelanto: ¿se viene la provincialización de la salud de Pilar?

Ya se habría anunciado al personal del Sanguinetti y de la maternidad Nuestra Señora del Pilar, y se produciría en consonancia con el plan articulado desde el ministerio que conduce Nicolás Kreplak y que ya comenzó en la provincia con el «Ramón Carrillo» de San Vicente.

Hace tiempo que este portal viene refiriéndose al vaciamiento del sistema de salud del distrito por parte de la administración De Achával, no sólo con la falta de insumos y aparatología, sino con la no contratación de profesionales médicos que, debido a los bajos salarios, optan por dejar sus puestos y emigrar al sector privado.

A tal punto, que hoy por hoy, en todo el sistema de salud público del distrito, no hay especialistas como traumatólogos o neurólogos, para no hablar de pediatras o clínicos. La situación, en ese sentido, provoca que la mayoría de los pacientes sean derivados a otros distritos como Malvinas, Escobar o General Rodríguez por las propias enfermeras, que son, en algún punto, las que más sufren la deserción de los médicos habida cuenta que son las que tienen que poner la cara frente a la demanda desesperada de quienes llegan a los centros de salud en busca de respuestas a sus dolencias.

La posibilidad de la provincialización del sistema ya había sido sugerida cuando se ordenó el intempestivo cierre del vacunatorio del km 46, cuando, a modo de explicación para los despedidos, se les deslizó que «ya vendría la provincia a hacerse cargo», aunque después dieron marcha atrás y reabrieron el lugar debido al impopular impacto que recibió la medida.

La transferencia de los servicios hospitalarios a la provincia es una iniciativa consensuada entre la propia provincia y la CICOP, el gremio que nuclea a los profesionales de la medicina bonaerense, y avanza lenta, pero sin pausa, en todo el territorio. Comenzó con el «Ramón Carrillo» de San Vicente, para seguir con el «Nuestra Señora» de Luján, y el materno infantil «Oscar Alende» de Lomas de Zamora.

Ahora, al parecer, la provincia viene por los centros de salud de Pilar, en la certeza de que «el camino es facilitar y garantizar que todos los bonaerenses tengan acceso a un sistema de salud óptimo que pueda resolver sus problemas, y para eso hay que trabajar de manera mancomunada e integral», según Kreplak.

De acuerdo a este plan, el gobierno se hace cargo del financiamiento de los centros municipales «para incorporar nuevos profesionales y ampliar los servicios en todas las áreas», como asimismo «la modernización del sistema de información, para digitalizar las historias clínicas, y el sistema de asignación de tumos».

Lo cierto es que con este avance sobre las autonomías municipales, que incluyen, por supuesto, la salud, la provincia les saca de encima a los intendentes un problema que hasta ahora no solucionaron y no parecen tener la capacidad de hacerlo. Ahora bien, esto suena hasta perverso, habida cuenta de que a los primeros que echaron mano fue a los hospitales gobernados por los propios, porque en el caso de los municipios gobernados por la oposición, ni siquiera lo insinúan.

Por otra parte, que la provincia se haga cargo de más centros de salud cuando no sabe qué hacer con los 77 que ya administra, donde los conflictos se multiplican día a día y por diferentes razones, donde los trabajadores denuncian complicadas situaciones en especial financieras, puede hasta parecer un chiste de mal gusto.

Ahora bien, supongamos que lo que anticipamos ocurre finalmente en Pilar, que el Concejo Deliberante -donde al oficialismo le sobran las manos, propias y prestadas- dé su visto bueno, qué pasará con las enormes partidas presupuestarias que se prevén para este año para el sector? Serán reasignadas o se perderán en el agujero negro de la gestión? Además, en caso de que, una vez provincializado el sistema, no funcione como debiera, a quién habrá que reclamar? A Kreplak?

Habrá que ver entonces qué decide el pueblo de Pilar, si acepta mansamente la decisión gubernamental o se planta como los vecinos de Wilde, que frente a alternativa similar, generaron diversas acciones como protestas callejeras y abrazos simbólicos a su hospital, y hasta un recurso de amparo que la justicia aceptó inmediatamente con lo que el principal centro de salud de ese distrito sigue siendo municipal.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 65 = 73

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp