Municipios

Asamblea en el Sanguinetti: Dos funcionarios que no conformaron a nadie

Ni el secretario de Salud, Hernán Galimberti, ni el subsecretario de Gestión de Servicios de Salud, Ignacio Nadal, pudieron apaciguar este jueves la tormenta desatada en el hospital Sanguinetti tras la muerte por coronavirus de una enfermera de Pediatría.

Ambos llegaron al estacionamiento del principal centro de salud del distrito, donde los trabajadores habían convocado a una asamblea para debatir con los funcionarios los problemas con que deben enfrentarse diariamente, con una actitud intransigente y hasta soberbia, convencidos de que los inconvenientes se habían resuelto hace rato y decididos a lograr que los trabajadores se dieran cuenta de ello.

Tal vez creyeron que con despacharse con algún discurso motivador y algunas promesas de poca monta sería suficiente, pero la realidad los golpeó duro. Cansados de callarse y aguantar, los trabajadores del Sanguinetti les gritaron sus verdades y sus quejas: que los barbijos no son los adecuados y no son para todos, que faltan otros insumos, como de limpieza, por ejemplo, que hay sectores que se caen a pedazos por la falta de mantenimiento, que la comida que les llega está en malas condiciones. Y un dato al menos inquietante: «Nos prometen capacitaciones y nos mandan a ver un video de youtube».

Galimberti y Nadal escucharon pero se mantuvieron en sus trece. «Se lavaron las manos», ilustró una asistente después de la asamblea. «Dicen que o van a hacer nada porque el hospital está en condiciones y es mentiras», apuntó antes de reclamar «soluciones porque así no se puede trabajar».

La mujer reconoció en ella y sus compañeros «mucha bronca y mucha mentira». «El abandono del hospital a los trabajadores es increíble», lamentó antes de asegurar que «trabajamos en condiciones precarias».

El personal del Sanguinetti sostuvo que «la política debe salir del hospital, porque lo que pasa acá no se soluciona con política», y adelantaron que buscarán ser ellos mismos quienes se hagan cargo del centro de salud.

Finalmente, los trabajadores dedicaron un emotivo recuerdo a Noemí Gómez, la enfermera fallecida el miércoles último, y tras recordarla como «una buena profesional, una buena amiga y una buena madre que deja a dos hijos chiquitos», advirtieron: «El hospital no la cuidó».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 6

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp