Municipios

Los Troncos, el barrio de Pilar que el municipio abandonó desde antes de la pandemia

Tiene ingresos por las rutas Panamericana y 8, y se lo conoce como «el fondo de Los Troncos». Es un barrio de clase media, con casas y quintas con jardín y parque, y un frondoso arbolado. Sus calles llevan el nombre de flores (Los Lirios, Las Rosas, Las Glicinas), y las últimas mejoras que conoció fue el asfalto zuccarista.

Desde entonces, la administración Ducoté se limitó al corte de pastizales y a mantener medianamente limpios los varios predios baldíos (y el frente de algunas viviendas), pero con la nueva gestión y el pretexto de la pandemia sus vecinos ya no volvieron a ver trabajadores y maquinaria municipal.

Es decir, llevan alrededor de trece meses del más completo abandono, aunque los vecinos se afanan en reclamos (más de una decena) que no tienen respuesta, salvo que el municipio cuenta con dos máquinas para el servicio que requieren, que están rotas «y que no se piensa en repararlas».

El caso es que el barrio, lentamente, fue convirtiéndose en una selva, con pastizales que alcanzan la cintura de un hombre de buen porte, y el agravante de los basurales, que proliferan en cada cuadra con acumulación de toda clase de desechos.

Por ahora, los vecinos hacen lo que pueden, ocupándose ellos mismos de mantener alguna limpieza en sus frentes que no dura mucho, porque a la inacción municipal hay que sumar los desaprensivos que se trasladan hasta el barrio y desde los automóviles arrojan sus bolsas de residuos.

Mientras, siguen esperando que el municipio se acuerde de ellos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

29 − 21 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp