Municipios

No se salva nadie: De Achával llevó su patota política hasta a la maternidad

Ocurrió poco después de las 20 de este sábado en la maternidad del Km 52,50 de la Panamericana, y tuvo como protagonista a uno de los dirigentes de Pensar Pilar-para una democracia con valores.

La historia comenzó cuando Eduardo Bisognín, que además de presidente de la UCeDe local se constituye como el referente del área de Economía de los equipos de Pensar Pilar y, consecuentemente, del pre candidato Claudio Ponce de León, se llegó hasta el edificio para constatar, principalmente, si todavía llevaba el nombre de Nuestra Señora del Pilar o si ya había sido modificado de acuerdo a la ordenanza por la que se provincializó el centro de salud.

«Quise ver cómo estaba, en especial el nombre porque haré lo que esté a mi alcance para que no se lo cambien», contó Bisognín antes de precisar que apenas ingresó a las instalaciones, un hombre mayor que oficia de recepcionista le advirtió, ya de no muy buenos modos, que no podía estar ahí porque «hay zonas restringidas».

Buenamente, Bisognín le explicó que sólo quería mirar la sala de espera, que «vi bien, prolija, limpia», y lejos de entender el empleado municipal le aseguró que «no puede venir así; tiene que pedir autorización a la Dirección», mientras le indicaba una puerta al fondo adonde se dirigió el visitante sin que encontrara alma alguna.

El dirigente entonces se retiró del lugar y en la esquina se encontró con un grupo de mujeres que supuso enfermeras y les preguntó por el nombre de la maternidad y los efectos de la provincialización, charla que, inexplicablemente, provocó la ira del recepcionista que rápidamente abandonó su escritorio para encarar de mala manera a Bisognín y preguntarle «¿sos periodista? ¿Para qué medio trabajás?».

El increpado le aclaró que no era periodista y que colaboraba con Ponce de León. Fue como si el hombre hubiera recibido una descarga eléctrica, y ya desencajado le gritó «ah, vienen a hacer política!», y dio media vuelta para volver al edificio.

Pero la cosa no terminó ahí. Mientras Bisognín revisaba su teléfono, ya a punto de subir a su vehículo, el hombre volvió acompañado por un efectivo de la Policía Municipal (al que se le notaban demasiado las ganas de no estar ahí), y fue cuando soltó la amenaza: «No te quiero ver más por acá; mejor andate porque te voy a sacar de otra manera».

Del episodio -absolutamente innecesario y a menos de 24 horas de que Ponce de León anunciara su intención de competir por la intendencia del distrito- podemos extraer varias conclusiones como, por ejemplo, que el gobierno de Pilar y muchos de sus laderos, se comportan no ya como meros administradores de los bienes del Estado municipal sino como los dueños, como si hubiesen escriturado a su nombre lugares públicos que se construyeron con el dinero de los contribuyentes, porque del propio, no gastan ni en emociones.

Para no hablar de la insolencia y el maltrato que hacen gala cuando creen que enfrente tienen a un débil. Son los que mismos que, por estas horas, les advierten a los que van a buscar las consabidas bolsitas de comida que «ojo con lo que votan, que si se va Federico esto se termina». Viven de la extorsión al necesitado, y están convencidos de que se les debe sumisión y obediencia. En base a qué mérito, no se sabe.

Y para colmo, utilizan elementos de la Policía Municipal para fungir como patotas o barra bravas de la política.

De Ponce de León

Apenas enterado del episodio, el pre candidato a intendente sostuvo que «quienes conocemos a Eduardo sabemos de la cordura y el respeto con que se maneja». «La reacción de esta gente es la consecuencia de la bajada de línea del intendente municipal; De Achával está nervioso porque se está encontrando con un sector importante de la oposición dispuesto a enfrentarlo en el campo de las ideas, y como le son escasas, quiere llevarnos al plano de la violencia, en el que nunca entraremos».

«Se lo nota políticamente tan débil que mediando el mes de marzo aún no resolvió si va por la reelección», advirtió el periodista antes de considerar que «los números no le dan y no encuentra un candidato competitivo». «Eduardo estaba dándole continuidad a un trabajo que se viene haciendo e informando referido al desguace del sistema de salud municipal», precisó.

Para Ponce de León «hay sectores en Pilar que comienzan a perder sus garantías constitucionales, y esto es lo más grave». «Ciertos medios de comunicación perseguidos, comerciantes extorsionados, y una familia De Achával que está haciendo fuertes inversiones, ya que sólo sus expedientes son los que avanzan rápidamente en la órbita municipal», cuestionó.

«Pongamos esto blanco sobre negro antes de que sea tarde, porque no todos los sectores de este distrito están dispuestos a ser domesticado», cerró.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 1 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp