Municipios

Sospechoso y urgente: el Ejecutivo convocó al HCD para tratar como único tema un convenio sobre salud

La extraordinaria será este viernes a las 10 en el recinto de sesiones del Concejo Deliberante de Pilar, y según el temario, el único punto a tratar es un proyecto de ordenanza «s/ convenio con Salud de la provincia de Buenos Aires».

Hasta entrada la tarde de este jueves, el oficialismo, iniciador del proyecto, no había dejado trascender ningún detalle al respecto, por lo que varios de los concejales de la oposición dejaban entrever su malestar por la falta de información, lo que consideraron «otra falta de respeto a las que nos tiene acostumbrados el gobierno de De Achával».

De todos modos, no hace falta ser demasiado avezado como para intentar alguna especulación respecto al contenido de ese convenio: la provincialización del sistema de salud de Pilar. Es decir, el pase del hospital Sanguinetti y los principales centros asistenciales locales a la administración del Ministerio bonaerense.

Y no resulta nada descabellado inclinarse por esta hipótesis, atendiendo a que, como se trata de un tema más que sensible a la comunidad local, se busque darle la puntada final mientras el municipio gasta fortunas en cinco días de carnaval lo que, sin dudas, sirve como para que esto pase inadvertido por la gran mayoría, que cuanto se anoticie que su hospital ya no es suyo, será tarde. Ya no habrá, entonces, lugar a los reclamos.

Desde finales de noviembre del año pasado este portal venía alertando sobre el plan de Axel Kicillof y Nicolás Kreplak de hacerse de los distintos hospitales municipales, iniciativa consensuada entre la propia provincia y la CICOP, el gremio que nuclea a los profesionales de la medicina bonaerense, y que comenzó con el «Ramón Carrillo» de San Vicente, para seguir con el «Nuestra Señora» de Luján, y el materno infantil «Oscar Alende» de Lomas de Zamora.

De acuerdo a este plan, el gobierno se hace cargo del financiamiento de los centros municipales «para incorporar nuevos profesionales y ampliar los servicios en todas las áreas», como asimismo «la modernización del sistema de información, para digitalizar las historias clínicas, y el sistema de asignación de tumos».

Lo cierto es que con este avance sobre las autonomías municipales, que incluyen, por supuesto, la salud, la provincia les saca de encima a los intendentes un problema que hasta ahora no solucionaron y no parecen tener la capacidad de hacerlo. Ahora bien, esto suena hasta perverso, habida cuenta de que a los primeros que echaron mano fue a los hospitales gobernados por los propios, porque en el caso de los municipios gobernados por la oposición, ni siquiera lo insinúan.

Por otra parte, que la provincia se haga cargo de más centros de salud cuando no sabe qué hacer con los 77 que ya administra, donde los conflictos se multiplican día a día y por diferentes razones, donde los trabajadores denuncian complicadas situaciones en especial financieras, puede hasta parecer un chiste de mal gusto.

Ahora bien, supongamos que lo que anticipamos ocurre finalmente en Pilar, que este jueves el Concejo Deliberante -donde al oficialismo le sobran las manos, propias y prestadas- dé su visto bueno, qué pasará con las enormes partidas presupuestarias que se prevén para este año para el sector? Serán reasignadas o se perderán en el agujero negro de la gestión? Además, en caso de que, una vez provincializado el sistema, no funcione como debiera, a quién habrá que reclamar? A Kreplak?

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + 3 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp