Municipios

Vecinos de Los Tambos preocupados por la presunta connivencia municipal con okupas inmobiliarios

La rotura de un caño maestro de gas, producto de las maniobras de «emprendedores urbanísticos» que sin títulos respaldatorios operan con la venta de terrenos en la zona, alertó a los vecinos que piden la inmediata intervención de las autoridades comunales.

El inconveniente, que incluyó un importante despliegue de bomberos y Defensa Civil y afectó el suministro en los countrys Boca Ratón y Haras del Sol, hizo que el vecindario retrocediera a más de un año, cuando comenzaron los problemas con la empresa Pacific Group SRL, desarrolladora del emprendimiento que ya bautizó como Luz de Pilar, y que denunciaron al municipio sin que obtuvieran respuesta.

Esta situación comenzó, como apuntábamos, hace más de un año cuando los supuestos emprendedores llegaron al último barrio rural de Pilar, ubicado en el km 9.5 de la 25, camino a Moreno, e instalaron una precaria casilla que fungiría como oficina de ventas de lotes sobre una enorme y cotizada parcela, justo sobre la ruta, que, además, es el ingreso a Los Tambos.

Dicha parcela, baldía hasta ese momento, estaba al cuidado de los propios vecinos, que preocupados por la seguridad de las 60 familias residentes en el lugar (y frente al abandono municipal), procuraban evitar con diversas medidas el intrusamiento del enorme terreno.

En esa oportunidad ya se había detectado que los presuntos dueños no eran tales, atendiendo a que no contaban con ninguna documentación que avale esa condición, según ocurrió cuando llegó la policía, alertada por los propios vecinos que, a su vez, contaron que “a la policía le dijeron que los mandó el concejal (José) Molina, a quien llamaron y respondió que se deben haber equivocado de terreno y cortó».

Ahora, hace apenas un mes, los mismos que habían debido abandonar el lugar por «flojitos» de papeles, volvieron a la carga y se instalaron nuevamente en el lugar realizando tareas de mantenimiento como el desmalezado del terreno (con lo que perforaron el caño maestro de gas), y hasta con la venta de lotes -unos 200, con precios que oscilan entre los 10 y los 15 mil dólares-.

El afán desarrollador de la «empresa» no se detiene aún cuando no cuenta ni con la titularidad registral, ni agrimensura (aunque se manejan con un plano que no tiene si firma ni sello de profesional habilitado), ni estudio de impacto ambiental, más aún cuando la mayoría de los residentes son quinteros (con los papeles en orden) y desarrollan su actividad económica en el lugar. Ni siquiera tiene en cuenta la presencia de un arroyo, ya que no se respetan los márgenes establecidos por ley para los cursos de agua, lo que se denomina camino de sirga.

Los datos fueron recopilados desde la Sociedad de Fomento del barrio por su secretaria, la abogada Patricia Irún, quien fue la encargada de tramitar los reclamos -varios- ante dos fiscalías de Pilar, Obras Particulares e Hidráulica del municipio, la provincia, y el Colegio de Agrimensores, aunque desde los organismos oficiales todavía no hubo una respuesta por lo que los vecinos sospechan, no sin fundamento atendiendo a lo arriba narrado, que el municipio, de alguna manera, consiente esta usurpación.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

80 − 74 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp