Nación

AMBA está entrando en el pico de la curva y podría durar hasta 10 semanas

No hay certeza sobre cuál será exactamente el punto más alto del pico. De lo que sí están convencidos los especialistas del Comité de Crisis que asesora al presidente Alberto Fernández es que Argentina está comenzando a subir esa «montaña de casos».

El testeo casa por casa a quienes cumplen las condiciones de caso sospechoso generó un aumento de confirmados que en promedio lleva su cuarto día de 700 positivos. El 98% de ellos están entre la Ciudad de Buenos Aires y los municipios bonaerenses que la abrazan.

«Hay una curva por delante», resumió, tajante, el ministro de Salud porteño Fernán Quirós. «Necesitamos sostener una semana más este método de búsqueda activa para poder medir con precisión el tiempo de duplicación de casos de la ciudad y comprender, así, cuánto del aumento tiene que ver con una mayor búsqueda activa más sensible y cuánto con la evolución propia de la curva de casos», agregó a La Nación.

«Aparentemente estamos en la base de la montaña, estamos empezando a subir la ladera. Lo podremos confirmar en los próximos cinco o seis días», insistió en otro momento del lunes 25 de mayo al aire de TN.

Los especialistas le habían advertido al jefe de Estado que Argentina iba a ingresar a ese pico a partir de la segunda quincena de mayo y, efectivamente, hoy «la evolución de la curva tomó una dinámica nueva, exponencial».

Por eso, Quirós fue enfático: «Lo que pedimos a la ciudadanía es un nuevo y último esfuerzo para poder pasar esta última parte de la curva».

«Estamos en el inicio de la curva final de casos de la Ciudad. Así, sería el momento de mayor transmisión del virus, donde la cantidad de enfermos va a aumentar día a día. Según la experiencia de todos los países del mundo, han tenido un gran período progresivo y leve; y luego una curva más exponencial, que sube y baja de manera más acelerada», detalló el funcionario local.

«Lo que sabemos es que la mayoría de los países estuvieron entre seis y diez semanas en ese período. En ese rango es que va a estar lo que ocurra en la Ciudad», pronosticó Quirós.

«Nosotros aparentemente estamos en la base de la montaña, empezando a subir la ladera. Eso es lo que parecen indicar los datos de estos días. Lo podremos confirmar en los próximos cinco o seis días. Si lo que digo es así, entonces habremos empezado esta montaña, que dura entre 6 y 10 semanas», enfatizó.

Las semanas que están por venir serán determinante para la tendencia. Los vecinos de la Ciudad de Buenos Aires y del Conurbano bonaerense deberán seguir a rajatabla las indicaciones, tal como lo vienen haciendo hasta ahora, para que el impacto sea el menor posible.

Eduardo López, infectólogo del Hospital Ricardo Gutiérrez, fue muy preciso al diario Clarín: «Primero vendrá el de infectados y luego, el de fallecidos».

«Para analizar la caída seguro tendremos que esperar un mes desde que se supere el pico. Después de eso puede que tengamos pequeños brotes o que se transforme en un virus del invierno. Todo mejoraría con la vacuna», insistió López.

María Teresa Rosanova, jefa clínica del servicio de Infectología del Hospital Garrahan, agregó: «La curva creció en los últimos días pero eso no quiere decir que estemos por llegar al pico. Buscar puerta a puerta positivos en los barrios vulnerables, donde la gente no tiene manera de mantener la distancia social, dio resultado. Pero pienso que los infectados en estas zonas seguirán apareciendo: los casos confirmados de hoy en las villas tuvieron contacto estrecho con otras personas que, seguramente, mañana se sumarán al número final de contagiados».

Los cálculos matemáticos que le acercan el futuro al jefe de Estado le aseguran que el pico estaría en las primeras semanas de junio.

Quirós volvió a remarcar en cada una de las entrevistas que dio: «En el momento que venga la curva más dura le vamos a tener que pedir a la sociedad un nuevo esfuerzo. Venimos dando respiros económicos y recreativos a la sociedad porque sabemos que el camino por delante sigue. Tenemos una montaña por delante que vamos a tener que subir y que no sabemos las características y cuando estemos subiendo esa montaña vamos a tener que pedirle un nuevo esfuerzo porque la mejor manera de pasarla es con un nuevo esfuerzo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

79 − 77 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp