Nación

Denuncian la «ausencia bioquímica» en la realización de tests callejeros de coronavirus

El SAFYB (Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos) publicó un duro comunicado dirigido al ministro de Salud, Ginés González García, denunciando las falencias de los controles callejeros de Covid-19. La conclusión es concluyente: 400 testeos negativos -y ningún positivo-, no realizados por especialistas, lejos de otorgar certezas, sólo permiten confirmar que nos encontramos en situación de “ausencia bioquímica”.

El SAFYB manifiesta su “rechazo al tomar conocimiento de que los tests actualmente realizados en la vía pública, no están realizados ni supervisados por bioquímicos, que son quienes poseen la formación e incumbencia profesional necesarias para tales estudios clínicos”. Y pone en cuestión que “la coordinación de la actividad estuvo a cargo de la licenciada en economía Sonia Gabriela Tarragona, subsecretaria de Medicamentos e Información Estratégica del Ministerio de Salud de la Nación, por lo que consideramos que tan relevante área debería estar a cargo de profesionales farmacéuticos y bioquímicos, que seguro contará en su prestigioso equipo”.

“Nótese que la totalidad de los 425 test realizados inicialmente dieron negativos, lo cual es irracional, ya que se contradice con el pico de casos positivos por PCR que están detectando los laboratorios de análisis clínicos.

La realización de estas pruebas bioquímicas implica la validación previa de los tests, la correcta colección de las muestras, con utilización de material descartable autorizado, y la adecuada interpretación de resultados”.

La conclusión del SAFYB resulta demoledora: “Es decir que: o los tests no fueron validados previamente, con suero de pacientes positivos, o no se colectó suficiente muestra, para disparar la reacción, o no se interpretó adecuadamente el resultado, ya que el producto no informa un número sino que debe observarse criterio profesional para emitir la conclusión y evitar falsos positivos o negativos”.

Finalmente, el sindicato pone a “disposición profesionales voluntarios para validar la realización correcta de las mediciones, para hacer un uso racional de los recursos públicos y para llevar tranquilidad y/o adecuado tratamiento a los argentinos”.

¿Cómo es posible que ante la pandemia, y en el marco de una estricta cuarentena que ha permitido evitar la disparada de la curva del Covid-19 al costo de paralizar literalmente la economía argentina durante 40 días, el área encargada de la realización de testeos callejeros preventivos esté a cargo de una licenciada en economía? En un Gobierno autodefinido como “de científicos”, que la realización de las pruebas para garantizar de la población excluya a los profesionales idóneos parece un contrasentido demasiado burdo.

No debe sorprender, entonces, que los resultados no resulten mínimamente confiables, implicando un derroche irracional de recursos públicos. ¿O simplemente se trató de una campaña de marketing para incrementar las acciones del Ministerio de Salud en el marco de la cuarentena?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

64 − = 57

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp