Nación

Patricia Bullrich, la jubilada que se hizo millonaria a costa del estado

En las últimas horas, la ex ministra arremetió contra los que cobran en la administración pública. Sin embargo, tanto ella como su marido, Guillermo Eduardo Yanco, han creado una verdadera fortuna por el mismo medio.

Según consigna el portal RealPolitik, casi como una ironía del destino, en las últimas semanas Patricia Bullrich aprovechó su llegada a los medios de comunicación para despotricar contra los que cobran salarios del estado. “Todos los argentinos han bajado sus ingresos, menos los que viven del estado”, se quejó ensayando su gesto más adusto.

Lo cierto es que tanto ella como su pareja, Guillermo Eduardo Yanco, han hecho un verdadero apostolado del vivir, progresar y hasta enriquecerse prendidos a la cosa pública. Su último salario, a modo de ejemplo, fue en enero de este año cuando se despidió de su cargo como ministra de Seguridad de la Nación, cuando cobró la estrafalaria suma de 916.207 pesos.

Hoy por hoy, es una humilde jubilada que cobra todos los meses en la sucursal que el banco Patagonia tiene en el barrio de Palermo. Nada de humilde hay, claro, en su monto de 195.482 pesos que percibe por esa condición. Lejos, muy lejos, del grueso de los jubilados del país.

A pesar de sus abultados ingresos, Bullrich continúa sin pagar dos multas de la provincia de Buenos Aires por algo más de 18 mil pesos, ambos por exceso de velocidad. Casi una burla para su ostentoso nivel de vida.

A lo largo de su carrera política, supo ahorrar lo suficiente como para comprarse un departamento con cochera propia de 120 metros cuadrados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, una propiedad en Los Toldos y un lote en Mar del Plata.

Su capital en efectivo es aún más impresionante. En su última declaración jurada aseguró tener una caja de ahorro en dólares que supera los 3.6 millones, tres cajas de ahorro en pesos por 200 mil pesos, otra por 10 mil dólares y cinco plazos fijos por más de 300 mil pesos, además de otros 100 mil en efectivo. En total, Bullrich aseguró comenzar el año con 5.964.512 pesos y terminarlo con 11.807.749. Más del doble. Nada mal en comparación con los millones de argentinos que sólo ven licuarse sus ahorros indefectiblemente ante la recesión nacional.

La historia de su pareja, Guillermo Eduardo Yanco, es similar. Cuando Bullrich asumió como ministra de Trabajo, Empleo y Formación de Recursos Humanos en el año, se encargó de nombrarlo como asesor. Casi una práctica obligada entre tantos políticos. Hoy, Yanco continúa viviendo del estado: figura en la Legislatura porteña con un salario de 124 mil pesos.

Yanco figura además en la fundación Memoria del Holocausto, junto a otros personajes cercanos a la política como el ex ministro macrista Claudio Avruj y Marcelo Mindlin. En el año 2019, cuando el gobierno de Cambiemos tocaba su fin, el Congreso de la Nación le otorgó a la fundación un subsidio anual de 6 millones de pesos, que se mantiene hasta hoy.

Cuentas con millones de dólares, cajas de ahorro con millones de pesos, terrenos, lotes, departamentos, salarios inalcanzables para el común de los argentinos y jubilaciones de privilegio. Todo a costa del estado. Una paradójica realidad para la ex ministra Bullrich, quien arremetió contra los que viven de la administración pública sin mirarse el ombligo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

74 − = 64

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp