Política

Cartonero

Es uno de los pre candidatos a intendente de Pilar, y busca ser ungido como el único representante de Patricia Bullrich en este distrito, pero hace campaña en Vicente López.

Andrés Antonietti es un caso al menos raro en las prácticas políticas: es funcionario del municipio de Vicente López, aunque vive en Pilar, un distrito del que sabe poco o nada (salvo de su vecindario del country) y tampoco quiere saber (desprecia caminar por los barrios), pero del que quiere ser intendente amparado en la influencia de su jefe, Jorge Macri.

Sabe que pocos en Pilar conocen de su existencia, pero no le importa. Está convencido de que un cartel en Panamericana y otro en la ruta 2, mucho batallar en las redes y pagar notas en los medios alcanza para llegar a la meta: desplazar a Federico de Achával del sillón de Lorenzo López.

Es licenciado en Publicidad, pero funge como secretario de Ingresos Públicos en Vicente López, por lo que no resulta demasiado difícil adivinar de dónde salen sus casi ilimitados recursos. Por este tema, justamente, es que el bloque de concejales del FdT de ese distrito, celoso del destino de los aportes de sus contribuyentes, se encuentra investigando los movimientos en Pilar del pre candidato en cuestión.

En coincidencia, su padrino político, Jorge Macri, tampoco está pasando por su mejor momento, cuestionadas como están sus aspiraciones a gobernar CABA, y con los peronistas de Vicente López azuzando su renuncia a la intendencia. «Que se decida: o CABA o López», dicen cansados de una situación como mínimo irregular.

Antonietti, en tanto, no opina sobre la ambivalencia territorial de su jefe al que cualquier colectivo lo deja en la puerta, e insiste con sus pretensiones pilarenses a como dé lugar. En principio, firmó una tregua o un pacto de no agresión con sus colegas de aspiraciones al ungimiento bullrichista (Adriana Cáceres, Andrés Genna, Gustavo Trindade y Analía Leguizamón), a tal punto que fue parte de la foto en una visita a Pilar del republicano López Murphy.

Ahí fueron los cinco -previo desayuno y posterior recorrida por una metalúrgica de Villa Rosa- y se mostraron casi como amigos del alma. Pero la paz no podía durar demasiado: apenas un par de días después, Antonietti consiguió la foto más preciada, con Patricia Bullrich de protagonista. Si bien esta imagen no significa absolutamente nada, aunque el pre candidato se muestre más que satisfecho, no deja de ser una foto como podría obtener cualquier fan con su ídolo. Y si no lo creen, pregúntenle al papa Francisco o a L-Gante.

De todos modos, la foto, que Antonietti consiguió en un encuentro que la precandidata a presidenta encabezó ante empresarios, emprendedores y comerciantes de Vicente López (donde, recordemos, el hombre es funcionario), enojó a varios de sus colegas de Pilar, ya que, aseguran, «se cortó solo». Se sienten «primereados» y a tal punto el enojo, que no vacilan en considerar que «aprovechó la volada y cartoneó con la imagen de Patricia».

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 2

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp