Política

Casi una costumbre: Juntos volvió a entregar la elección

Una denuncia por amenazas -que al mediodía de este jueves recibió su ratificación en la Fiscalía N° 2 de Pilar- dejó al descubierto una maniobra repetida por un sector de Juntos por el Cambio: la entrega de otra elección a manos del oficialismo.

La evidencia de esta conducta casi obsesiva de lo que era la mayoría en oposición, implica un complejo entramado que iremos desgranando en distintas notas de este portal, ya que involucra a varios personajes -algunos centrales y otros no tanto- pero todos con la misma premisa, la de dejar que el distrito siga gobernado por Federico De Achával.

Pero empecemos por la presentación judicial que tiene por protagonistas al «lilito» Matías Yofe y al puntero Jorge Juárez; el primero como denunciante y al segundo como el denunciado. Puntualmente, a través de un audio que reproducimos abajo, Juárez no escatima insultos, epítetos y amenazas varias para con Yofe, al que acusa de, fundamentalmente, «vigilante».

Esto, porque a Yofe se le ocurrió informar de la falta de fiscales de mesa en varias escuelas de Villa Rosa, cuando se suponía que los cupos estaban largamente cubiertos y el PRO ya había remitido el dinero suficiente para abonar los servicios dominicales de los voluntarios (?): 12 mil pesos a los fiscales de mesa, y 15 mil a los generales.

El caso es que al momento de emitir su voto en la San Cayetano, Yofe se percató de la ausencia de fiscales de mesa -sólo deambulaban por el lugar dos generales-. Idéntica situación advirtió en la Media 5, por lo que decidió recurrir a las autoridades partidarias. Y como la fiscalización en esos establecimientos estaba a cargo de la concejal electa Analía Leguizamón, la reacción de su principal puntero no se hizo esperar y cargó, mediante ese audio, contra el «avisador».

De acuerdo a fuentes oficiosas, Leguizamón había pedido fiscalizar en varios colegios del distrito, aún cuando una veterana dirigente de ese espacio, enterada de esa adjudicación a la concejal electa, había alertada a quien quisiera oírla con un «ésta nos va a entregar». Pero evidentemente no la escucharon.

Los temores de la avezada señora no aparecen tan infundados, ya que Leguizamón, dicen, en las PASO ya había dejado la fiscalización de los 29 colegios que ella misma había pedido en manos de Diego Vivas y Marcos Aguirre, dos conocidos punteros que reportan a los massistas Claudia Pombo (presidente del Concejo Deliberante) y Jorge D´Onofrio, ministro de Transporte provincial, ambos, obviamente, estrechamente vinculados a Federico De Achával. En las generales, en tanto, habría confiado en otro puntero del mismo riñón, Omar Cantero.

Cabe agregarse que, en materia de cifras, sólo para fiscales, el PRO envió al distrito algo así como trece millones y medio de pesos. Es decir, los candidatos no pusieron un peso, salvo algún dinero de aportantes nunca declarados. En ese contexto, todavía no se sabe cuánto habría invertido Leguizamón en fiscales, mientras por el contrario, desde la Coalición Cívica ya informaron que del millón y medio recibido, se devolvieron 150 mil.

La relación entre la señora Leguizamón y el oficialismo reconoce como principalísimo impulsor al dueño de «Blanco y Agua», César Mansilla, prensero que Federico heredó de su padre, Federico Miguel De Achával y el socio de éste, Cristóbal López. El caso es que cuando se quedó fuera del Concejo, allá por el 2021, Leguizamón advirtió que los que habían logrado ingresar al cuerpo pertenecían -todos- a la escudería mansillista y no dudó en asimilarse convirtiéndose a ese credo. Claro que hay otras razones para este acercamiento, que tienen que ver con su desempeño como funcionaria de Ducoté y que a posteriori De Achával supo aprovechar.

La percepción militante en cuanto a la entrega de la elección alcanza a su ahora colega Adriana Cáceres, quien después de comandar una de las listas que participó en las PASO con dos «sugeridos» por el intendente en el primer y segundo lugar (Adrián Maciel y Claudia Zakhem),   dicen que ahora directamente «no jugó». «Apagó los motores», repiten antes de asegurar que «se borró».

Por otra parte, quiénes son Vivas y Aguirre, utilizados por Leguizamón para la fiscalización de las elecciones. El segundo es un puntero seudo armador y empresario que forma parte de los sótanos de la política que junto al primero no sólo están al servicio del intendente sino del Frente Renovador y pa´lo que guste mandar.

Para cerrar esta nota, vale la pena recordar cuando el tándem Vivas-Aguirre se hizo de un tiempo para sobornar a los periodistas de este portal, intento que se vio frustrado cuando a pesar de sus esfuerzos por evitar la aparición de una nota que daba cuenta del juicio oral que la presidente del Concejo tiene todavía pendiente por malversación de fondos, entre otras imputaciones (nunca no pudo explicar el desvío -y el destino- de miles de dólares de un Registro del Automotor en San Martín del que fungía como titular), fue igualmente publicada.

Yofe, a su turno, hizo suya esta denuncia y la presentó tanto en el Ejecutivo como en el Concejo, lo que desató la furia de Pombo. Conmovida frente a la alternación emocional de la presidente del cuerpo, Cáceres asumió su defensa y no vaciló en llamar al «lilito» para que le pidiera las disculpas del caso. Por supuesto, el insurrecto se negó.

Hasta aquí, algunos entretelones de lo que dejó el domingo pasado para Juntos, y como hay más, volveremos desde este portal para contarlo oportunamente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 1 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp