Política

CFK accionista: socialista con la nuestra, capitalista con la propia

La ex presidente y ex vice de la Nación, Cristina Kirchner, invirtió 159.169 dólares en acciones de grandes empresas norteamericanas y la argentina Mercado Libre.

La vicepresidenta Cristina Kirchner informó en su declaración jurada haber comprado acciones de once empresas e índices extranjeros por un total de 159.169 dólares, que equivale a unos 135.293.000 de pesos tomando el tipo de cambio a 850 pesos.

Dentro de esas empresas figuran: Coca Cola, el índice Nasdaq de las tecnológicas de Estados Unidos, Microsoft, Apple, Visa, Vista Energy, Berkshire Hathaway, Donat Investments (empresa india), Bioceres Crop Solutions Corp y Mercado Libre.

Las únicas argentinas son las últimas dos: una de ellas se dedica al agro y la otra, hace años que es centro de críticas de parte de varios dirigentes del kirchnerismo.

El momento en el que Cristina Kirchner realizó la compra de las acciones fue en octubre pasado, mes de las elecciones generales en las que Sergio Massa, el candidato de su espacio salió triunfador, Javier Milei segundo y Patricia Bullrich tercera.

La ex vicepresidenta tiene declarada y vigente la inhibición general de bienes, por las causas judiciales abiertas en su contra, pero puede operar en el mercado.

Otro cambio en su patrimonio el año pasado es que compró un auto cero kilómetro en julio, un Toyota Corolla híbrido Seg Hev 1.8, que tiene un valor de 15.333.801 de pesos.

El relato

CFK es una de las mujeres más ricas de la Argentina, y es dueña y señora de colocar su dinero de la manera que se le antoje y considere que le rinde más provecho, pero a la luz de esta declaración jurada, el relato nacional y popular se cae a pedazos.

Lo curioso es que siga siendo venerada por una legión de ciudadanos que jamás accederían a lograr ni una cuarta parte del patrimonio de la ex presidente como fiel representante de los más humildes y vulnerables, y, además, abrazada a la defensa de los intereses nacionales.

Incluso son capaces de negar, con llamativa cerrazón, lo que muestra la realidad, atribuyéndola a inventos de los «medios monopólicos», sin reparar siquiera que esta declaración jurada lleva su propia firma. La actitud de los defensores a ultranza de CFK y sus políticas raya con el fundamentalismo, ya que ni siquiera admiten un chiste o comentario que ni siquiera llega a crítica e inmediatamente responden con el consabido «ah, pero Macri..».

El problema con estos fanáticos es que los demás no tienen problemas con su identificación partidaria; ellos, en cambio, pueden ser hasta agresivos con quienes no adhieren a la biblia kirchnerista.

Y así, jamás podremos cerrar la grieta.

 

Show More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp