Política

Game over: se terminó el sueño munícipe de Antonietti?

Lenta pero inexorablemente comienzan a aclararse las cosas en el bullrichismo local, tal es el caso del ¿ex? pre candidato Andrés Antonietti, que llegó al distrito como el tío rico de la ciudad, dispuesto a deslumbrar a los campiranos con su sapiencia y su caja inagotable, pero a estas alturas, a juzgar por los últimos movimientos, no logra remontar su sueño de convertirse en el próximo intendente de Pilar.

Hace más de 10 años que Antonietti vive en un country de la zona, y aunque trabaja en Vicente López, su jefe, Jorge Macri, lo mandó a disputar la candidatura a intendente de Pilar quizás como una forma de hacer territorio cuando todavía ambicionaba la gobernación provincial. O, quién sabe si ese desembarco tuvo que ver con una maniobra muy común entre los caciques partidarios de cualquier signo: enviar a terceras líneas de sus gobiernos locales a «empiojar» otros distritos para posicionarse y aumentar en volumen con el objetivo de conseguir concesiones (léase cargos) más ventajosas.

De todos modos y en cualquier caso, a estas alturas, no parece ser Antonietti el mejor aspectado (diría un astrólogo) para satisfacer aquellas pretensiones.

Esto, porque hasta ahora el pre candidato local no consiguió los resultados esperados como, por ejemplo y básicamente, que la comunidad de Pilar lo conozca y acepte no ya desde lo político partidario sino como un vecino más.

De nada valen las fortunas que paga en publicidad -un cartel en la Panamericana ronda, según algunos, en unos dos millones de pesos mensuales-, ni los eventos que organiza, donde apenas si consigue un puñado de amigos y favorecedores. Claro es que para Antonietti el dinero no es problema: sale de las arcas del municipio de Vicente López donde funge de secretario de Ingresos Públicos. Habrá que preguntarse qué opinan los vecinos de ese distrito respecto al destino de sus impuestos.

Tampoco pudo hacer pie entre la reducida cofradía de dirigentes de Juntos ya que apenas asomó a la vida pública se arrimó a Sebastián Neuspiller para defender la divisa larretista-santillista. No mucho después, tras advertir que el «Dandy» no comparte protagonismo y que sólo beneficia a sus amigos más cercanos (de nuevo, léase cargos en un eventual gobierno), optó por recalar en las aguas un tanto más agitadas del bullrichismo, en la certeza de que su padrino podría ser la llave para la candidatura definitiva.

Tan confiado está en la intervención del Macri primo, que rechaza cualquier propuesta que implique caminar por el distrito en que vive: «No tiene sentido que me conozcan en los barrios, si esto se resuelve arriba», repite como un mantra. Por supuesto, no aplica el mismo principio en su distrito laboral, donde se la pasa timbreando casa por casa a favor de Soledad Martínez, que aspira a continuar en la intendencia de Vicente López.

Por ahora, Antonietti sigue con sus intervenciones mediáticas, sin contacto alguno con el elector de carne y hueso, convencido de que esa es la manera en que se hace campaña; desde las redes y mediante columnas en los diarios en los que se desnuda alguna que otra contradicción: protesta y propone eliminar la carga impositiva que soportan los contribuyentes pilarenses, uno de sus caballitos de batalla, mientras gracias a su intervención Vicente López fue el primer municipio del país en cobrar el impuesto a los combustibles.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 1 = 2

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp