Provincia

Abogados “venden” prisiones domiciliarias entre 90 a 200 mil pesos

Conversaciones de WhatsApp filtradas con detenidos, exponen la promesa de libertad a cambio de dinero. ¿El mecanismo? Solicitan un hábeas corpus sanitario por la pandemia para obtener el beneficio procesal con pulseras electrónicas. “Esto se corta el 30 de mayo”, escribió uno de ellos para apurar.

Como en la época del “corralito”, según el portal Real Politik, cuando abogados sin escrúpulos realizaban trámites exprés para la devolución de los plazos fijos, otra vez intentan sacar provecho de una situación por demás preocupante, en este caso la emergencia sanitaria nacional. En ese marco, la defensa de los detenidos realizó las denuncias pertinentes antes los tribunales y colegios de abogados.

Consumada la decisión de la Corte bonaerense, que suspendió el fallo de Casación que otorga prisiones domiciliarias por el coronavirus tras el recurso de queja presentado por el fiscal Carlos Altuve, se les acabó el “kiosquito” –por ahora– a quienes se disfrazan de representantes legales. Lo cierto es que se deberán atender las “arbitrariedades” denunciadas hasta que se vuelvan a conceder las excarcelaciones.

Adrián Norberto Cajal es uno de los dos “vendedores de ilusiones”, inscripto en el Colegio de Abogados de La Matanza (C.A.L.M.). Según consta en el chat de WhatsApp, ofrece “una línea, pero sale plata”, a lo que agrega: “100 para empezar”. Por otra parte, el interno le pregunta si esto es seguro y le ruega: “Yo quiero irme, doctor”, y el letrado le da garantías: “Sí, es lo que me dijeron”. ¿Cómo sigue el combo excarcelación? “100 más cuando estés en tu casa”, afirma el abogado y concluye: “Pueden tardar unos 15 días en resolver”.

El otro abogado, de nombre Diego (hasta el momento se desconoce el apellido), es quien asevera que “esto se corta el 30 de mayo y no le van a dar más nada a nadie”. En cuanto a su modus operandi, pide “30 mil para agarrarte la causa y 60 más para comprar el cupo de la pulsera”. Una vez solicitado el habeas corpus sanitario por riesgo de contagio, se le concede el arresto domiciliario al preso.

No obstante, deberá respetar las formas de pago para no perder el beneficio procesal. “Cuando estén los papeles del arresto me pagás 30 mil y el resto cuando estés en tu casa. Si no lo hacés, te revocan el beneficio y volvés a la caja; es lo que tengo para ofrecerte”, indicó el abogado con tono de amenaza.

Estos dos casos advierten que se utiliza la figura de “morigeración de las prisiones preventivas”, previsto en los artículos 159 y 163 del código procesal penal de la provincia de Buenos Aires, para generar un negocio jurídico delictivo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

84 + = 94

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp