Entrevistas

Cuarentena violenta; victimas sin respuesta (Con audio)

Desde el 20 de mayo Daniela «Dany» Falcone, una vecina de Del Viso, vive con miedo y encerrada en su casa. Apenas duerme, y sufre fuertes dolores en forma permanente. Ese día, y ya sin un peso, decidió atender un paciente -es masajista- para ganarse al menos la jornada., sin imaginar lo que estaba a punto de sufrir y para lo que no obtendría respuesta alguna.

Según cuenta en «El 1° de la Mañana» (Cadena 94.9, Pilar), «cuando vieron que llegaba mi paciente, unos vecinos, una pareja, se metió en mi casa a la fuerza, me acusaron de romper la cuarentena, y comenzaron a golpearme hasta desfigurarme la cara. Me patearon en el piso, y me amenazaron con matarme si no me iba del barrio».

La mujer vive en un predio perteneciente a su padre, donde también funciona una maderera que, «como trabajaba con toda normalidad aún en cuarentena, pensé que podía hacer lo mismo para ganarme unos pesos», Los agresores, a su vez, residen en el mismo predio, y ofician de empleados de su padre. «los trajo hace un montón del tiempo del Chaco y no quiere que se vayan, porque va a tener que pagarles todo ese tiempo». El hombre, además, no interviene en el conflicto «porque él también es un violento; nos pegaba a mi mamá y a mi, por lo que pegarle a una mujer para él está bien».

Falcone hizo ya cinco denuncias, y lo único que obtuvo fue un botón antipánico del programa Alerta Pilar. Por lo demás, nada. «Denuncié en la Fiscalía N°1 de Pilar, y como respuesta me llamó la secretaria de la fiscal para proponerme, vía zoom, una audiencia de conciliación en la que se trataría que la pareja que me golpeó prometa no hacerlo de nuevo, lo que, por supuesto, rechacé por ridículo», recordó antes de mencionar que «fui al Juzgado de Familia, a la Defensoría del Pueblo, hasta al municipio, pero no hay caso». «O no hay nadie por la cuarentena o me prometen que me van a llamar pero no lo hacen», agregó.

Se reconoció «desesperada» y sostuvo que «lo único que quiero es que alguien me ayude». «Si tuviera dónde ir, me mudaría ya, pero no puedo hacerlo», advierte antes de concluir con su estado físico: «Parece que tengo unas costillas fisuradas, pero en el hospital me dijeron que no es una cuestión de urgencia, que espere».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = 1

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp