Entrevistas

El Estado ¿te cuida?: El desamparo de las Familias en Lucha TGD-TEA Pilar (Con audio)

Más allá de los discursos oficiales y muchas veces sensibleros, la discapacidad o las capacidades diferentes en la Argentina siguen siendo una cuestión absolutamente secundaria que merece poca o ninguna atención. Y cualquier pretexto es suficiente para desatenderla. Es lo ocurrido con la pandemia y consecuente cuarentena, que se convirtió en el argumento preferido por los responsables del área para postergar, una vez más, a uno de los sectores que más necesitan asistencia, más allá de las demandas de cualquier emergencia. Porque son, sin duda alguna, los más vulnerables e indefensos de la sociedad. Y si no podemos, a través de los que cobran un sueldo para ocuparse de estas cuestiones, satisfacer sus necesidades, al menos las más básicas, no podemos considerarnos ni tan civilizados, ni tan nacionales y populares, ni tan solidarios.

Romina Petroni es una de las mamás de Familias en Lucha TGD-TEA Pilar, y es la encargada de exponer para «El 1° de la Mañana» (Cadena 94.9, Pilar) las vicisitudes por las que debe atravesar un chico con autismo y quienes lo rodean.

Después de precisar que el grupo está conformado por unas 50 familias, Romina contó que su hijo Elías, de 22 años, que debió ser internado en enero por una crisis, «jamás recibió la asistencia que necesitaba». «Todavía, por ejemplo, estamos esperando a la asistente social que debe supervisar lo que necesita mi hijo», indicó.

Según la mujer, «además de no contar con asistencia, tampoco recibimos los medicamentos que deben entregarnos», lo que aumenta «la sensación de desamparo que tenemos».

«Hubo retrocesos tanto de Nación como de Provincia y de las obras sociales, donde nadie nos da una respuesta, incluyendo el municipio, al que recurrimos casi desesperados», dijo.

De acuerdo a Petroni, las pensiones por discapacidad rondan los tres mil pesos en Provincia y los 12 mil en Nación, lo que obviamente no alcanza para afrontar los gastos que demanda un chico en estas condiciones. «Para colmo -apunta-, ni siquiera podemos cobrar el IFE porque, justamente, tenemos ese aporte».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 7 = 1

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp