Entrevistas

Ingrid, la viuda del bombero: «En el Sanguinetti se actuó muy mal» (Con audio)

El 30 de julio pasado, víctima del coronavirus, murió en una clínica de General Rodríguez el bombero voluntario Aníbal Toloza. El hombre tenía 52 años y había pasado toda su vida en Del Viso, donde además de atender su verdulería, había aportado a su comunidad como uno de los fundadores del cuartel de esa localidad.

Toloza no murió en su tierra porque mientras las autoridades comunales se pavoneaban asegurando que el sistema de salud local estaba en inmejorables condiciones para asistir a los contagiados de coronavirus, en el hospital Sanguinetti no había cama, ni para él ni para nadie, tal como lo anticipó oportunamente este portal (lo que fue negado por los medios que financia el intendente). Y cuando se manejó como opción su derivación a Derqui, una «interna» (¿?) lo impidió.

Así lo cuenta su viuda, Ingrid Aike Bazán en «El 1° de la Mañana» (Cadena 94.9, Pilar): «En el Sanguinetti se actuó muy mal. Lo llevaron y lo trajeron de nuevo porque no había cama, mientras se hacía lo imposible por conseguir una en Pilar. Fueron a la Fátima, pero tampoco había, y entonces se lo llevó a Derqui, donde no lo admitieron porque según la médica que lo acompañaba en la ambulancia, había una interna entre no sé quienes».

«Lo llevaron a Rodríguez, y tuve que llamar a IOMA para que dijeran dónde estaba, ya que aquí nadie me contestaba el teléfono», agregó.

La mujer insistió con que «nadie se comunicó conmigo», aunque admitió que «el único que lo hizo fue Lugea, el jefe de bomberos de Del Viso, y en muy malos términos». Al respecto se quejó de que «los bomberos, sus compañeros, no hicieron nada; se enteraron por terceros porque nunca llamaron para preguntar por Aníbal».

Por el contrario, agradeció a «los bomberos de Pacheco, que consiguieron el plasma», y a «las personas solidarias que sí nos acompañaron».

Por último, después de calificar de «mentira» los dichos de las autoridades del distrito respecto a la disponibilidad y atención en los centros de salud del distrito, Ingrid consideró que «sólo esperan el sueldito a fin de mes».

«Después van por el barrio regalando boludeces y volvemos a caer», observó antes de concluir con un contundente pedido: «Voten a conciencia».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 7 =

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp