Entrevistas

«Trabajé para ellos, y ahora no me atienden ni el teléfono» (Con audio)

La queja proviene de Juan Pedro Szelest, responsable de un merendero que alimenta diariamente a chicos, adultos y discapacitados de los barrios Los Cachorros, Salas y Lagomarsino, un total de 150  personas, y que ha decidido decir lo que otros callan: que el Estado no está tan presente… sobre todo con los indóciles.

En declaraciones a «El 1° de la Mañana» (Cadena 94.9, Pilar), el referente social contó en principio que «la municipalidad nos trajo mercadería -antes íbamos a buscarla- aunque primero nos la negó, y nos entregaron garbanzos porque no tenían lentejas pero que tuvimos que tirar porque tenían gorgojos».

«Le mandé fotos a Paula González (concejal a cargo de Acción Social), y al jefe de Gabinete (Santiago Laurent), pero no te atienden el teléfono», indicó antes de admitir que «le ayudamos a De Achával en la campaña, pero después de agosto comenzaron a hacer diferencias».

En ese sentido también se quejó por compromisos incumplidas: «En diciembre nos prometieron lácteos, verduras y carne de vaca o pollo que nunca nos llegó, aunque sé que a otros sí», apuntó.

Szelest sostuvo que desde el municipio «diferencian entre ´puros´e ´impuros´; y yo estoy entre los últimos porque me quejo de todo», antes de insistir con que «no escuchan, no atienden, y hasta mandan patoteros a agredirte diciéndote que ´tenés que estar agradecido´, ´dejá de quejarte´, ya nos veremos en la calle´».

«No te dejan entrar el municipio y nunca podemos hablar con el intendente», afirmó al tiempo que contó, en cuanto a la entrega de raciones a los adultos mayores, iniciativa largamente publicitada por la comuna, «entregaron comida, pero a una mujer le llevaron una bandeja con arroz y chorizo que no pudo comer porque es hipertensa y porque en la casa viven 10 nietos, a los que tuvo que repartirles esa ración».

Según el dirigente, «hay otros merenderos que pasan por lo mismo que nosotros, y que no hablan por miedo», por lo que «estamos pensando en llevarle la situación al presidente y al ministro Arroyo».

Por último, después de reconocerse «defraudado» y lamentar que «lo único que podemos darle a la gente es guiso de fideos o de arroz», Szelest recordó que «con (Nicolás) Ducoté tuvimos muchísimos roces, pero nunca nos cerró las puertas como este intendente». «Hay hambre y mucha gente no lo entiende», concluyó.

Cabe consignarse que este merendero se encuentra frente a la plaza de Los Cachorros, en Los Claveles 3884.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 53 = 59

Noticias relacionadas

Follow by Email
Twitter
YouTube
Instagram
WhatsApp