Columnistas

¿Y si D’elia tiene razón?

Por Jorge Giacobbe (Padre) (*)

Por estos días Luis D’elia ha planteado públicamente la urgente necesidad de » meter a como dé lugar» seis
nuevos magistrados en la Corte Suprema de Justicia para evitar que en febrero o marzo 2021 Cristina sea encarcelada debido a las causas judiciales que tramitan en su contra.

Una propuesta tan «equilibrada y razonable» podría deberse a que esa mañana equivocó de pastilla o, como
creo, a que una parte de los K siente claramente el aliento de la justicia en la nuca. Nada más inquietante para quien no tolera límite alguno frente a su propia divinidad.

Digo esto porque estamos en la época del año en que todos nos saludaremos deseándonos buenas cosas para el año entrante, creyendo por algunas horas que es probable que así sea. Sin embargo, los argentinos lucimos bastante conscientes de que nuestros mejores deseos quizá no se concreten.

Frente a la pregunta que intenta dilucidar si creemos que 2021 será mejor o peor que 2020, 48% dice peor y 29% dice mejor. Notable: entre los que opinan «peor» hay un 21% de quienes se auto perciben peronistas y un 10% de
quienes se dicen K.

Cuando preguntamos si en 2021 habrá más o menos trabajo que en 2020, casi el 21% de los encuestados dice más, contra un 56% que dice menos. Notable: dicen que habrá menos trabajo un 30% de los que se dicen peronistas y un 13% de los rotulados como K.

Al preguntar si la inflación 2021 será mayor o menor a la 2020, el 65% de los consultados cree que será mayor, y un 11% que será menor. Notable: cree que será mayor el 46% de los peronistas y el 26% de los K.

También preguntamos si en 2021 habrá más o menos pobres que en 2020. El 66% de los consultados cree que habrá más, y un 13% que habrá menos.

Notable: el 44% de los peronistas cree que habrá más pobres, igual que un 26% de los K. Esto quiere decir que nos desearemos mejores suertes aun creyendo que 2021 será peor, que habrá menos trabajo, que la inflación será mayor y que crecerá el número de pobres.

Notable: un porcentaje muy significativo de peronistas y kirchneristas SE DAN CUENTA.

Ahora volvamos al pronóstico D’elia y tratemos imaginariamente, hipotéticamente, de intercalarlo en el escenario 2021 augurado por la mayoría de la sociedad anteriormente descripto.

La pregunta cae de madura. ¿Qué pasaría en Argentina si Cristina fuera encarcelada? ¿Mejoraría el clima social?¿Llegarían inversiones?, ¿El gobierno se consolidaría?, ¿Viviríamos más seguros?, ¿O todo lo contrario?
Ergo, el gobierno estará «obligado» a hacer lo que haya que hacer, «a como dé lugar», para que el pronóstico D’elia no ocurra. ¿Designar seis magistrados K en la Corte Suprema? ¿Indulto presidencial? ¿Amnistía parlamentaria?

Podrían ser estas u otras opciones desesperadas originadas en una concepción monárquica del poder, donde el rey o la reina merecen tratos absolutamente discrecionales, muy por encima de los que podría merecer cualquier otro mortal en situación similar.

Ninguna de las opciones posibles para evitar la premonición D’elia augura escenarios de calma y reflexión que ayuden a encontrar caminos de salida a la fenomenal crisis que vive nuestro país.

En esa dirección preguntamos a los encuestados si estarían de acuerdo con un indulto presidencial a Cristina y sus hijos. Un 15% dice que estaría de acuerdo, un 59% dice que no. El resto no sabe. El grupo duro que dice que si, está conformado básicamente por mujeres jóvenes (16 a 30 años), de clara filiación K, con estudios secundarios completos e ingresos mensuales de entre 20.000 y 30.000 pesos.

Notable: 41% de los peronistas y 28% de los K dicen que no están de acuerdo con la idea del indulto.

Todos sabemos que el indulto presidencial no sería legalmente aplicable porque los delitos de corrupción contra el Estado son imprescriptibles y considerados Traición a la Patria.

Todos sabemos que la Corte Suprema, en caso de ocurrir, debería expedirse por su ilegalidad. Sobre todo, atendiendo a que tres de los actuales jueces de la Corte ya declararon la inconstitucionalidad de los indultos de la gestión Menem. Por eso D’elia pide otra Corte «a como dé lugar».

Aun así, parece difícil que Alberto, profesor de derecho penal de la UBA, firme el decreto de indulto conociendo de memoria el texto prohibitivo del art. 36 de la Constitución Nacional. Sería para el Guinness de récords mundiales.

Entonces quedaría la figura de la amnistía, facultad de la Cámara de Diputados. Pero ¿tendrán el número de diputados dispuestos a establecer una república monárquica?

A todos estos temas hasta aquí sobrevolados se suma el año electoral, de renovación parlamentaria, obvio escenario de tensiones políticas e inactividad legislativa
Por eso, más allá de que deseo a todos un mejor 2021, al oído aconsejo brindar con esperanza prudente y prepararse para otro año difícil, aun sin haber dicho una sola palabra sobre la pandemia y sus consecuencias.

(*) Director de Giacobbe & Asociados

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *