Municipios

¿Pagaremos nosotros?: Pilar le debe al CEMIC más de 60 millones de pesos

La información apareció hoy en una columna de opinión del diario La Nación bajo el título «El caso del CEMIC y la crisis de la medicina privada». y refiere a las deudas que el Estado mantiene con las prestadoras de salud, cumplimiento se encuentra suspendido por la emergencia sanitaria y que son de tal magnitud que para una gran mayoría resultan impagables.

Uno de esos casos es el del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas (Cemic), una asociación civil sin fines de lucro, entidad de bien público y universitaria, que cuenta con un equipo de dos mil personas, entre las que se encuentran 800 profesionales de diversas especialidades, repartidas en sus diferentes sedes en CABA.

En lo que respecta a la relación entre este Centro y el municipio de Pilar, después de consignar que «la irresponsabilidad política agudiza la gravedad de estos problemas», La Nación  recuerda que «a partir de mediados de 2020, cuando se declaró oficialmente la epidemia del Covid, el Gobierno comenzó a acaparar insumos para hacer frente a la crisis desatada. La intendencia kirchnerista de Pilar, a cargo de Federico de Achával (h), convino con el Cemic que se hiciera cargo de la realización de los PCR para la identificación del virus en las personas que pudieran haber sido afectadas en ese ámbito municipal. Con el correr de las semanas y de meses pidió al Cemic otras contribuciones, como el aporte de los denominados “hisopadores”, o sea, de personal experimentado en la realización del primer paso en aquella tarea».

«Si bien Pilar pagó con normalidad las primeras facturas, las siguientes comenzaron a abonarse con demoras, cruces de reclamos, y en medio de las oscuras y tortuosas negociaciones propias de los procesos burocráticos afamados en la narrativa de Kafka. Hoy, Pilar adeuda al Cemic 31,5 millones de pesos, acumulados durante 2020 y 2021, que con los intereses devengados superan los 60 millones de pesos en la actualidad. Los códigos de la política del conurbano no han perdonado, con la opacidad de su lógica, ni a una institución de calidad reconocida internacionalmente», agrega.

El columnista se pregunta «¿qué hacer ante situaciones desaforadas como esa? ¿Rendirse por impotencia?», y se responde: «Esperemos que no. Cabe aguardar que el Cemic apele a la Justicia en defensa de sus derechos y del respeto debido a su cartera de miles de asociados».

Show More

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *